Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

sábado, 1 de febrero de 2014

Dialogo entre Rucio y Rocinante (Los jamelgos del Hidalgo don Quijote y Sancho)



- ¿Has visto borrico? Ya no saben que decir...

Si supieran que todos los caminos son nuevos para quien los quiera caminar.

Si supieran que ya todas la palabras han sido dichas, que no hay más nada que inventar.

Si supieran ... si miraran ... si escucharan ...

Sabrían que aún así, siempre hay que animarse.

Mira pues, a mi querido Don Quijote. Se puso el yelmo oxidado, el peto emparchado,

con lanza remendada, me uso un nombre importante: Rocinante y salimos a la aventura.

¡Claro que lo han criticado! Pero ... ¿Quiénes han sido?                        

¿Acaso son los que alguna vez pelearon por sus ideales?

¿Acaso los que se animaron a dejar la rutina y a hacer realidad sus sueños?

¡No! ... Ya te digo, mi querido Rucio, que buena suerte hemos tenido, tú llevando a Sancho, que bien te 

quiere y te cuida,

el Sancho fiel, corto de luces pero de buen talante y más centrado que muchos conocidos ...

Yo, con mi Señor a cuestas ... ¡Arrogante caballero de la nada! ¡dueño del todo! ¿Sabes por qué?

Porque no hay quién te quite tus sueños, si eres valiente para animarte a vivirlos.

Entonces serás, ni más ni menos que un hombre feliz, es decir ... un borrico feliz.

¡Cómo les cuesta entender esto a los hombres!

Mírame, soy una vieja jaca y Él me ve como a un rocín.

En los últimos años me ha hecho aventurero, he recibido a los soles y a las lunas de los caminos ¡feliz 
de estar vivo!

He luchado cuando me lo ha pedido, fiel a mi Señor como debe ser ...

Y todo eso me ha hecho sentir un aire de libertad, que no se puede explicar.

Descansemos mi querido amigo, que mañana seguiremos andando.

¿Te he comentado que vamos por estos caminos del mundo, desde hace ya cuatrocientos años?

Nos han llevado a todas partes ¡hasta en La China de nosotros han hablado!

Y quién escribe estas palabras, los saludos nos deja, desde un país pequeño que nos ama y nos 
respeta,

De  Argentina ¿te acuerdas? Tienen buen asado y buen vino, para nosotros un campo verde y bendito.

Y me han contado, de buena fuente te digo, que por allí quedan muchos "Quijotes" que sin descanso,

siguen luchando contra sus propios molinos de viento, que cuando les falta la alegría o la 

desesperanza 

los tira al suelo,

vuelven a anda, como nosotros ¡de nuevo y sin denuedo!

Toman al igual que mi Señor sus viejos yelmos oxidados, sus petos emparchados y con sus lanzas 

remendadas,

arremeten buscando caminos, soñando sueños, animándose a seguir-siguiendo ... A andar orgullosos ...
¡arrogantes caballeros de la nada, dueños del todo! Porque no ha habido quién pudiera quitarles sus 
sueños.

(por Virginia Bintz)1er Premio en prosa poética

 
Publicar un comentario en la entrada