Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

jueves, 30 de enero de 2014

6ª Parte de Leñadores y Acarreadores de Agua… Los Ruso-Alemanes en el Ejército de Trabajo por J. Otto Pohl (traducción Jorge Bohn)....

Condiciones materiales y muertes en el ejército del trabajo

Los alemanes rusos reclutados en el ejército laboral sufrieron por la falta de vivienda adecuada, ropa de invierno, ropa de cama, zapatos, alimentación adecuada y atención médica. Ya el 2 de marzo de 1942, la NKVD informó que la mayoría de los reclutas ruso-alemanes al llegar a su trabajo en los campamentos asignados no tenía ropa de cama, ropa de invierno, y zapatos.[65] Vivían en barracas y casetas no aptos para el invierno.[66] Como resultado del hacinamiento, falta de higiene y la falta de la comida los reclutas en el ejército laboral sufrieron epidemias de tifus aguda, sarna, y neumonías. En algunos campamentos durante el otoño y el invierno de 1942 las raciones consistían en tan sólo 300 gramos de pan al día. Sin embargo, a veces los conscriptos del trabajo pasaban entre 3 y 5 días sin pan.[67]  La gran mayoría de los reclutas de trabajo, sin embargo, no llegaba cerca de esta cantidad de comida y sufrió resultados predecibles…


 Dominick Hollmann escribió en su diario en 1942, mientras estaba en el ejército de mano de obra: Cada mañana, algunos de los hombres se declararon enfermos con diarrea, causada por la mala alimentación y condiciones insalubres. Muchos tenían escorbuto por falta de verduras, las piernas hinchadas, todo el cuerpo cubierto de llagas. Muchos estaban débiles y se consumían de hambre y enfermedad. Los hombres que antes pesaban 80 o 90 kilos bajaron a cuarenta o cuarenta y cinco.[69] De hecho, los reclutas del ejército laboral sufrieron de hambre atento las condiciones durante el invierno de 1942 y 1943…

Félix Littau, un sobreviviente del destacamento del ejército de mano de obra en Bakalstroi señaló que sólo logró sobrevivir porque era pequeño y no necesita mucho alimento para vivir, siendo que todos de los hombres más grandes que lo rodeaban murieron rápidamente de hambre.[70] Esta hambruna debilitaba el sistema inmunológico de los hombres y mujeres en el ejército de mano de obra y las hacía más susceptibles a las enfermedades. La plaga y la tuberculosis devastó a los reclutas del ejército laboral, así como el adelgazamiento por la falta de comida.[71] Hasta agosto de 1944, las muertes por causas relacionadas con el hambre se sigue informando regularmente entre conscriptos del ejército laboral por parte de la NKVD.[72] Todo lo necesario para la supervivencia humana fue crítico en el ejército laboral. El resultado fue que una gran mayoría de ellos murieron como resultado directo de estas condiciones materiales pobres. Las terribles condiciones materiales sufridos por hombres y mujeres en el ejército del trabajo los llevó a una mortalidad masiva. La malnutrición, la enfermedad, la exposición y accidentes llevó a las muertes prematuras diariamente.

Las cifras registradas por las muertes en los campamentos y en las comisarías de civiles son incompletas. Sin embargo, algunos datos existen en esta materia. En los campos de trabajo se las muertes registradas para 1942 ascendió a 11.874 personas, 10,6% por ciento de la población.[73] Al año siguiente, 1943. fue testigo de una cifra oficial de muertos de 11.561 personas o el 6,9 por ciento del contingente total de ese año.[74] En 1944, el número registrado de conscriptos del ejército laboral que perecieron en los campos fue de sólo 2.832 personas 2,5 por ciento. Además, otros 7.577 alemanes étnicos en el ejército laboral murieron mientras trabajaban para las comisarías civiles de carbón, petróleo y municiones durante estos años.[75] No hay datos disponibles hasta el momento del año 1945.[76]  Así, el número total registrado de muertes entre ruso-alemanes en el ejército de mano de obra de 1942-1944 es 31.012 o el 9,8 por ciento de los 316.000 hombres y mujeres… (Son cifras oficiales rusas, nada que ver con la realidad)

No se captura en cualquiera de estos números el gran número de hombres y mujeres que murieron de extenuación o enfermedad poco después de su movilización debido a las malas condiciones materiales en los campamentos. A partir de 1930 se convirtió en  política oficial soviética liberar presos cercanos a la muerte en los campos de trabajo a fin de que al morir alguien más se hiciera cargo.[77] El régimen de Stalin también aplicó esta política al ejército laboral donde se desmovilizó a decenas de miles de hombres y mujeres inválidos.[78] Por ejemplo Viktor Krieger estima que la mayoría de los 8.073 ruso-alemanes desmovilizados del ejército laboral como inválidos durante 1942 murieron poco tiempo después.[79] Así, la estimación razonable del número de ruso-alemanes que murieron como resultado directo de haber trabajado en el ejército de trabajo se estima por los historiadores como al menos la cuarta parte aproximadamente el doble de muertes registradas enumeradas anteriormente.

A. Alemán estima que el número total de muertes excede de 126,000.[80] Viktor Krieger sitúa la cifra en más de 170,000.[81] Mientras Alfred Eisfeld fija un número considerablemente más alto, más de 200.000, casi uno de cada tres alemanes en Rusia reclutado en el ejército de trabajo.[82] El número exacto de muertes a causa del hambre, la enfermedad, agotamiento, y otras relacionadas con el trabajo en el ejército de mano de obra nunca será conocido. Sin embargo, es probable que se ubique en algún punto entre el 50 0 60% del contingente total, una proporción mucho más alta que las pérdidas totales de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial.

No puede haber ninguna duda de que la alta tasa de mortalidad sufrida en el ejército laboral representaba una pérdida traumática para el grupo como un todo.


(Continuará)
Publicar un comentario en la entrada