Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

viernes, 8 de noviembre de 2013

Unos 150 alumnos disfrutaron la jornada de integración entre las Secundarias de los pueblos alemanes...


Hubo desde charlas sobre adicciones hasta música en vivo y danzas

Por  

Los jóvenes disfrutaron de una hermosa jornada matutina en el predio del Club Independiente.
Los jóvenes disfrutaron de una hermosa jornada matutina en el predio del Club Independiente.                           El último lunes, en el predio del Club Independiente de Pueblo San José se produjo la quinta jornada de integración entre las escuelas secundarias de los tres pueblos alemanes. Hubo testimonios de jóvenes integrantes de la Fazenda de Carhué, que están realizando una experiencia de recuperación de adicciones, música en vivo, danzas, actividades plásticas y una gran gymkhana.
Alrededor de 150 jóvenes de los seis años de las escuelas secundarias de los tres pueblos alemanes participaron de la quinta jornada de integración que reúne cada año a las escuelas parroquiales San José y Santa María, Secundaria N° 2 de Pueblo Santa María, y la Escuela Secundaria N° 5 de Pueblo Santa Trinidad con su anexo de la Escuela N° 3 de Pueblo San José. Si bien la postal de la jornada entregó un numeroso grupo de jóvenes participando, los directivos organizadores de la jornada se mostraron preocupados por el porcentaje de ausentismo que hubo, alrededor del 40 por ciento del total de los alumnos registrados en las respectivas matrículas.
Sin embargo la jornada de cumplió y muy bien, gracias a la participación de los alumnos que acudieron, de la capacidad organizativa de los directivos de los colegios y de la gran intervención de los docentes, sobre todo de los profesores de Educación Física que manejan muy bien este tipo de acontecimientos al aire libre y con gran concentración de chicos.
La jornada comenzó poco después de las 9:00 en el predio del Club Independiente, donde primero hubo una charla a cargo del sacerdote Jesús, de la Fazenda de la Esperanza “Nuestra Señora de Schoenstatt” de Carhué, con los testimonios de dos jóvenes integrantes que se encuentran habitando la Fazenda en proceso de cambiar sus hábitos de vida adictivos, Rodrigo y Juan Carlos. Estos testimonios brindados (ver nota aparte) fueron un gran aporte para los jóvenes de los pueblos alemanes, acerca de poder escuchar en primera persona las consecuencias adversas y muy negativas que resultan del consumo de drogas o el alcohol para sus vidas y la de las personas que los rodean, es decir sus familiares, amigos y allegados.
Luego la jornada continúo al aire libre con una gran gymkhana, organizada por los profesores de Educación Física de los colegios: Marcos Sosa, Matías Schroh e Ignacio Peña, Marcos García Caramelo, Gabriela Wagon, y profesores muy colaboradores como Ernesto Ochoa, Ricardo Desch, María José Festa y Juliana Elorriaga. Luego del almuerzo, la actividad se trasladó nuevamente al Gigante de Independiente, donde los alumnos participaron de una jornada de artes plásticas; luego se presentó el grupo de danzas de Gisela Mulhvill y hasta tocó una banda de música en vivo con jóvenes integrantes de Pueblo Santa María.

Una jornada distinta

Patricia Maier, directora de la Secundaria N° 2 de Pueblo Santa María, Julia Salotti, directora del parroquial Santa María, Liliana Villarreal, directora de la Escuela N° 5 de Pueblo Santa Trinidad y Miguel Dietrich, director del Parroquial San José se refirieron al sentido de la jornada ante Nuevo Día, único medio que cubrió el acontecimiento.
“Esta jornada surgió para lograr una integración entre los pueblos alemanes. Siempre la realizamos los 20 de septiembre para celebrar el Día del Estudiante, pero esta vez por diferentes circunstancias tuvimos que correr la fecha y cayó hoy, y de paso conmemoramos la Semana de la Educación Física”, explicó Dietrich.
Por su parte, Patricia Maier, impulsora de la jornada, explicó la génesis de este encuentro diciendo que “surgió hace cinco años, invitamos a la Escuela Parroquial Santa María, y luego hicimos extensiva la invitación a los colegios de los otros pueblos. Nos parece importante ofrecerles a los jóvenes una actividad distintas y de paso que se conozcan. El año pasado la hicimos en nuestro edificio de Santa María, y estaba planeado que este año sea en otra colonia y que vayamos rotando las sedes. Siempre incorporamos actividades que nos ayuden a pensar y a trabajar desde el punto de vista pedagógico, por eso convocamos a integrantes de la Fazenda de la Esperanza de Carhué que nos brindaron una charla sobre adicciones, a lo que sumamos la parte recreativa y deportiva”.
Villarreal agradeció al Club Independiente por ceder sus instalaciones, desde el Gigantes, la cocina, el predio del ingreso a la cancha de fútbol y la cancha auxiliar, espacios que fueron utilizados durante toda la jornada. También se refirió a la convocatoria, al decir que “intentamos que acuda la mayor cantidad de alumnos, los seducimos con esta propuesta de jornada distinta, a la cual acuden más tarde que el horario habitual de las 7:00 aunque se van un poco más tarde (la jornada se extendió hasta las 14:30 aproximadamente)”.

Preocupación por la concurrencia

En tanto, Julia Salotti, agradeció la presencia del sacerdote Jesús y de los jóvenes que se encuentran internados en la Fazenda de la Esperanza, Rodrigo y Juan Carlos. Por su parte, Dietrich se refirió a la concurrencia al decir que “esperábamos contar con más chicos, la ausencia de muchos chicos es una cuestión a evaluar. Hay un 40 por ciento de ausentismo de alumnos en esta jornada, es un tema a evaluar. Estamos preocupados por esta cuestión como directores y queremos mejorarla en la medida que podamos”.
Maier explicó que hicieron un relevamiento previo de consulta para estimar la cantidad de chicos que iban a acudir para ver si valía la pena tanto esfuerzo organizativo. “Son ellos los que tienen que acudir, son el sentido de la jornada, la mayoría dijo que sí y por eso estamos acá. Nosotros hacemos un gran esfuerzo para organizar, el resto lo ponen los chicos concurriendo y participando. A veces uno piensa en no hacer más la jornada, pero sería injusto para aquellos que sí vienen y la disfrutan”, comentó.
Consultados Salotti y Dietrich por el esfuerzo que significa el mantenimiento de las escuelas parroquiales, ya que si bien pertenecen a Dipregep, es decir al ámbito privado, hay cargas administrativas que deben afrontar con gran capacidad de inventiva y esfuerzo. “Pertenecemos a Dipregep y el Estado aporta solamente el sueldo de los docentes, el resto de los gastos debemos afrontarlos cada establecimiento. Nosotros en Santa María contamos con la Unión Padres de Familia, que trabajan a nuestra par para afrontar los gastos de electricidad y teléfono, por nombrar algunos”, comentó Salotti.
Por su parte, Dietrich comentó que “no cobramos una cuota para que los chicos vayan al colegio, sólo un aporte de cooperadora mensual, algo que es voluntario, y eso no alcanza para cubrir los gastos de cargas sociales y el seguro de los alumnos, entre otras cosas. Nosotros también trabajamos con la unión padres en organizar rifas o eventos tendientes a recaudar dinero para funcionar administrativamente. En cuanto a las obras de infraestructura, se nos hace imposible encarar alguna, pero afortunadamente recibimos dinero del Fondo Educativo de la nación, que a través del municipio nos otorgó subsidios para construir un laboratorio y cerrar el patio techado para convertirlo en salón de usos múltiples. Estamos en el último tramo de la obra y pronto a inaugurarla. Agradecemos al municipio por el aporte”, concluyó.
Por otro lado, Villarreal manifestó la necesidad de que la Escuela N° 5 cuente con su edificio propio, algo que está en carpeta y proyectado desde el Consejo Escolar, pero que se frenó debido a que se suspendió la adjudicación de la obra a una empresa con antecedentes negativos. “Estamos funcionando en la Escuela Primaria y necesitamos nuestro edificio, aunque el proyecto va lento”, indicó.
Por último, Maier, que dirige una escuela que goza de un flamante y moderno edificio, manifestó la necesidad de hacer más aulas, ya que el edificio de planeó para el sistema Polimodal, de tres años, de modo que con la nueva ley, la secundaria se extendió a seis y necesitan más aulas para cubrir la demanda de los turnos mañana, tarde y noche.
Finalmente agradecieron a la Municipalidad de Coronel Suárez por aportar el transporte de los alumnos de los pueblos Santa Trinidad y Santa María hacia San José, al punto que dispuso de un micro para cada establecimiento.

Image gallery

Publicar un comentario