Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

jueves, 19 de septiembre de 2013

Una Madre todas las Vírgenes… La Virgen de Schoenstatt…



Para una colonia alemana no hay nada mejor que venerar a una Virgen Alemana y algunos fieles de la  "Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt”, se pusieron a trabajar y erigieron una bella gruta para que los vecinos la puedan adorar cuando quieran. Se inauguró en la festividad de la kerbpadroun (Patronatfest), después de la solemne misa y la tradicional procesión por las callas del pueblo, hecho histórico que se realiza todos los años desde los tiempos de San Bonifacio en el siglo VIII, en Alemania.

¿Por qué hay tantas advocaciones diferentes de la Virgen María? ¿Qué significa esto? La respuesta es simple: No es que haya diversas vírgenes, por más que hablemos de la Virgen de Luján, la Virgen de Itatí, la Virgen del Valle, la Virgen de Fátima, la Virgen de Lourdes, de María Auxiliadora... o cualquier otra de las múltiples advocaciones o títulos existentes. Es cuestión de cambiar la preposición "de" por la preposición "en", en cuyo caso se esclarece la cuestión. Existe una única y misma Virgen María, Madre de Dios y Madre de todos los hombres, que se ha manifestado -y manifiesta- en diversos lugares: en Luján; en Itatí; en Lourdes o como María Auxiliadora. Al hablar de la Virgen de Schoenstatt, queremos decir lo mismo: es la Virgen María que se ha manifestado en Schoenstatt.

A veces se levantan voces preguntando si no sería posible traducir, o eventualmente cambiar, el nombre de "Schoenstatt". Tales reacciones son comprensibles. Pero el nombre no se puede cambiar. ¿Por qué? Porque expresa un vínculo fundamental al lugar concreto donde la Sma. Virgen ha querido manifestarse. El nombre de una persona, sea individual o colectivo, no es algo accidental. Revela, de alguna manera, lo que la persona es, quiere poner de manifiesto lo típico de su misión. Todo nombre tiene también su historia. Así el de "esta" Virgen, cuyo título oficial es el de "Madre, Reina y Victoriosa tres veces Admirable de Schoenstatt.


Originalmente la imagen que se colocó en la capillita de Schoenstatt tenía el nombre de «Refugium peccatorum», «Refugio de los pecadores». Sin embargo, leyendo el libro del sacerdote jesuita, P. Hattler, «El P. Rem y sus conferencias marianas», los estudiantes de la Congregación Mariana de Schoenstatt, encontraron que, en tiempos de la Reforma protestante, los Congregantes de Ingolstadt habían actuado activamente en la transformación cristiana de su época. Constataron el gran parentesco que existía entre sus propias metas y las de éstos. Los congregantes de Ingolstadt veneraban la imagen de la Santísima Virgen María en forma especialísima bajo la advocación de «Mater Ter Admirabilis», Madre Tres Veces Admirable.

Ahora bien, en la Congregación Mariana de Ingolstadt (Ingolstadt queda a 80 Km al norte de München, en el sur de Alemania), se empezó a llamar a la Virgen «Tres Veces Admirable», porque el Padre Rem, su asesor o Padre Espiritual, en una oportunidad le pidió a la Virgen que le indicara bajo qué título quería que se le invocara en ese lugar. Tuvo entonces la inspiración, mientras se cantaba en las letanías lauretanas la advocación «Mater admirabilis» («Madre Admirable»), que a María le agradaba ese título y pidió que se repitiera tres veces esta advocación. Por eso, desde ese momento se empezó a cantarlo así. De allí surgió el nombre «Mater Ter Admirabilis de Ingolstadt».

En recuerdo de ello los congregantes schoenstattianos dieron el mismo nombre a su imagen. «MTA» es la abreviación de Mater Ter Admirabilis. Fue a mediados del año 1916 cuando se empezó a venerar la imagen de la Santísima Virgen en el Santuario de Schoenstatt bajo este título. 

También la podemos llamar Tres Veces Admirable porque es Madre de Dios, Madre del Redentor y Madre de los redimidos; o bien, admirable por su fe, su amor y su esperanza, etc.

 

Así, los colonienses comenzaron la Kerb 2013, bien al estilo de nuestros ancestros, dedicándola y perpetuando en una gruta a La Virgen María, en una de sus advocaciones.




Gruta erigida en Santa María 
Publicar un comentario