Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

martes, 2 de abril de 2013

Un milagro es, de manera sencilla, un suceso ordinario que se vuelve ‘extra…ordinario’...


Un milagro no es un hecho sobrenatural; es algo que, así no se pueda comprender, sucede con frecuencia.  Y más que un juego de palabras, es una realidad… 


Así no lo quiera admitir, los milagros hacen parte del diario acontecer. La salud, por ejemplo, es uno de ellos: el solo poder respirar hoy, de por sí, es un gran acontecimiento. Y si no lo cree, pregúnteles a quienes viven pegados a una máscara de oxígeno por culpa de alguna enfermedad…

Lo que pasa es que, por relatos del ayer, consideramos que los milagros sólo consisten en cosas del otro mundo o inexplicables para los científicos. Otros creen que los milagros son hechos improbables que se dan “porque sí”, tales como: ganarse la lotería estando muy necesitado de dinero o apreciar a paralíticos que, de buenas a primeras, caminan. 

Un milagro es el lenguaje del entusiasmo. ¿Acaso usted no ha sentido a veces que hace cosas que, en condiciones normales, jamás haría? Recuerde alguna situación extrema que haya vivido y analice todo lo que hizo para salir de ella... 

No vaya tan lejos; basta con divisar un amanecer y comprobar que ese solo acto de la naturaleza es milagroso… 

Los milagros están atados a la fe, no a actos de magia. Crea en usted mismo, en los demás y en la vida; verá que los milagros se dan. ¡Claro! No se quede sentando esperando que del cielo le lluevan flores; porque aún más importante que la fe, es la acción… 

No espere a que alguien mueva sus montañas: levántese, ármese de valor y vaya a moverlas usted mismo. No es necesario tomar un martillo para labrar la piedra que habrá de esculpir su posible milagro. Sólo debe ser escultor para hacer obras de una forma diferente e impactante y de manera positiva en su vida... 

Hay quienes hacen milagros con palabras, tal como lo hacen los escritores; y hay quienes hacen milagros con planos, tal como lo hacen los arquitectos.  Haga usted su propio milagro; no espere por el momento preciso: ¡empiece ahora mismo! Hágalo ya, porque si espera por el momento adecuado, nunca dejará de esperar. Si trabaja por algún milagro…  ¡¡Dios se lo concederá!!!.

Héctor Maier
Publicar un comentario