Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

martes, 9 de abril de 2013

Las obras de Héctor Maier Schwerdt que hacen historia con la historia… “Nuestra Gente” (Cuarta edición)…



Una obra que salió a luz ante el clamor de nuestros lectores de escribir artículos de vivencias y costumbres de vida de nuestros ancestros en los cuales gozaron muchos los  leyentes. Por ello y por ellos va éste libro, que titulé ‘Nuestra Gente’ pues precisamente para nuestra gente, por nuestra gente y con nuestra gente está dedicado…  “Nuestra Gente” sus vivencias y costumbres de vida”. La verdad de los testimonios no depende de la coherencia del que la transmite. Si no depende de la fertilidad de los escritos y de la fecundidad del corazón…


*Y es así que va transcurriendo la historia, la nuestra que se conjuga con la todos. Donde consigné páginas que hicieron los anales de la gesta de nuestros antepasados, páginas llenos de recuerdos y de nostalgias…

*Porque hitos tienen la gesta de los hombres y en el comienzo del tercer milenio, más que nunca, la identidad de nuestro pueblo debe encararse a través de los caminos de la concordia y del respeto mutuo, para que la patria Argentina vea lo nuestro como una ventana a nuestra realidad…

*Nos encontramos que nuestra gente quiere conocer las viejos ritos ancestrales en las tierras nuevas que les ha tocado colonizar, donde se adaptaron a condiciones que en sus principios parecían incompatibles con su vida claustral; se oía el canto en sus fiestas tradicionales, celebradas año tras año, como las festejaban desde hace siglos en los ‘länder’ nativos… 

*Sus vivencias conservadas que a través del tiempo nos legaron; redescubrir cosas y hechos olvidados en el curso del vivir, en fin, colocar sobre el pedestal de la historia presente el ayer glorioso de los alemanes de Rusia. Y para concretar esa tarea me impulsa el convencimiento del apoyo brindado por los muchos lectores/amigos distribuidos a lo largo y ancho de la Argentina como así en otros lugares del mundo donde están asentados los alemanes del Volga…

*Para los que no conozcan o recuerden algunas cosas del pasado, van estas cálidas evocaciones pues los recuerdos son fogoneros de la imaginación, por ello van esos recuerdos hacía esas gentes o circunstancias o manera de ser; algunas de ellas consumidas por la civilización, otras por el olvido, el progreso, la moda o vaya a saber…

*Plasmamos en la obra que editamos la reconstrucción del mundo de ideas, hábitos e impresiones y refranes que formaban la época, agregada ya a la mesa confusa de tiempos y generaciones pasadas, evocando algo del ir y venir de ‘von unseren leute’, exhumando los tipos, las vivencias  las costumbres de los antiguos…

*Al leerlo uno siente algo inexplicable en el corazón, un paisaje que aparece al volar de las brumas que se habían acumulado sobre el alma… algo qué sacude hasta lo más hondo del ser y derrumba al golpe formidable de lo invisible y los olvidos…

*Los martillos cantaban sobre los yunques con sus sones alegres: unas campanadas llamaban a la misa de la mañana. Uno caminaba despacio y se venía a la memoria ese viejo refrán que dice “Las cosas bellas deberían ser eternas…

*Eran otras épocas. Lejanas años en que la gente de las colonias era más unida. En que la mano estaba siempre tendida y las familias se mantenían enlazadas defendiendo un destino común…

*Y un revuelo de gaviotas dibujó en el alba una punta de flecha, pintando el cielo tan azul de nubes blancas, que parecían el flamear de los colores de la bandera argentina sobre el colono inmigrante que recortaba el horizonte… eran los gauchos rubios insertados en la grandeza argentina; la simplicidad, la fortaleza, el sufrimiento largo y silencioso bajo serenas semblantes; éstos son las raíces perennes de la patria…

*El paisaje de los tiempos idos aparece radiante y vivido, al sentir el abrazo sagrado que tantas veces nos había dado felicidad… Una voz dulcísima arrullaba en el alma con arrullo de palomas…

*El imperceptible rumor de la brisa, la imperceptible sonrisa de céfiro, y por fin la música de vagos andares que se oye en el hondo del silencio... igual que un crepúsculo que va anocheciendo y sólo se escuchan mil músicas leves cual si respirase la marcha del tiempo…

*Las sierras en lontananza que el sol temprano matiza, un arroyo de desliza entre violas y azahar! Contigo están mis amigos, contigo están mis amores, en ti mis dulces olores y mis placeres están… Yo buscaré la dicha en tus cantares, en tus pampas la paz y la ventura y acallaré mis pesares de quieta soledad en tus lares”…

Así se van contando en este libro, poco a poco las historias, vivencias, hábitos de nuestros abuelos, consignados con un profundo respeto hacía su memoria. ¡Así sea!


Publicar un comentario