Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

sábado, 16 de marzo de 2013

El ayuno cuaresmal en la antigüedad… El pan líquido de cada día de los monjes...



En la Iglesia durante la Cuaresma –días que preceden a la Semana Santa- había que hacer ayuno y abstinencia. Este periodo penitencial recibió el nombre de Cuaresma y proviene de la costumbre judía de ayunar seis días seguidos, o también cuarenta horas: las famosas cuarentenas. Los seis días acabaron convirtiéndose en seis semanas (la séptima era la Semana Santa) y las cuarenta horas en cuarenta días. En realidad son cuarenta y seis los días que van desde el Miércoles de Ceniza hasta Pascua, pero los seis domingos no cuentan, pues la Iglesia nunca los consideró como días de ayuno.
 
Era antiguamente tiempo de penitencia cuando tenían lugar ritos y tradiciones, algunas de las cuales todavía siguen celebrándose. El número cuarenta ha pasado a ser  periodo penitencial desde Noé (estuvo en el arca cuarenta días y cuarenta noches), Moisés (“y subió a la montaña  quedando allí cuarenta días y cuarenta noches”), o el mismo Jesús (“habiendo ayunado cuarenta días y cuarenta noches”. 
 
El pan líquido de cada día


Esa transición entre el invierno y la primavera, entre el carnaval y la pascua, entre la juerga y la compostura, en Alemania se llama Starkbierzeit: Un momento donde la cerveza con una graduación alcohólica de no menos de siete grados, creada por iniciativa de los monjes allá por el siglo XVII, para vigorizar el cuerpo -y el alma- durante la época de ayuno previo a la pascua, hoy es el líquido espirituoso al que se aferran devotamente innumerables fieles de la cerveza alemana…

Starkbierzeit

La orden católica creada por Francisco de Paula signó desde el principio a sus discípulos que se esparcieron por toda Europa, a una vida marcada por la austeridad y la mesura, donde el dinero y los bienes materiales estaban fuera de la visión de estos hombres religiosos. Con el tiempo, los Paulinos se convirtieron en modelo de la penitencia, por lo que si el sacrificio permanecía entre ellos a lo largo de todo el año, en los momentos cercanos a la pascua se sentía con mayor vehemencia...

Con ésta consigna, religiosos de la orden Francisco de Paula establecieron en tierras Bávaras a principios del siglo XVII, el monasterio Neudeck, desde el cual armonizaban la vida espiritual con las acciones de socorro a la población desamparada. Éste trabajo diario de solidaridad combinado con las bajas temperaturas del invierno y las exigencias del ayuno estricto previo a la pascua, inspiró a los monjes para elaborar una cerveza que les permitiera mantenerse fuertes durante los cuarenta días de la penitencia católica...


Recomponer el cuerpo para el trabajo fue el sentido con el que nació la Starkbier (cerveza fuerte), un brebaje espeso, de sabor intenso y presencia oscura que significó para los monjes el “pan líquido” por la suficiencia nutritiva, que les permitía mantenerse activos sin perder el sacrificio del ayuno.

Con el tiempo la cerveza fue haciéndose popular entre los pobladores, ya que los monjes convidaban a los pobres con la misma, pero a mediados de mil setecientos, la bebida comenzó a venderse oficialmente, bajo la administración del Hermano Bernabé, quien además de ser hombre religioso se convirtió en maestro cervecero, cuya receta utilizada en la elaboración de la Starkbier, se dice, aún se conserva actualmente para la realización industrial…
 

Cuando la producción de la cerveza religiosa tomaba impulso, el monasterio fue cancelado a fines del siglo XVIII y la administración fue llevada a cabo por personas ajenas a la orden religiosa. Bajo ésta situación, en el siglo XIX y por el impulso de acontecimientos históricos, cuando el ejército de Napoleón llega a Baviera la cervecería pasa a manos privadas y con el tiempo la variedad Starkbier, toma el nombre de Salvatore. Actualmente la misma pertenece a la firma «Paulaner», una de las cervecerías nacida en monasterio, más importante de Alemania.

Starkbierfest



En Alemania, la tierra supremo de las normas y reglamentos, usted no tendrá probablemente se sorprenda al saber que hay leyes que rigen las cervezas que pueden calificar como Starkbier… 

Hay dos tipos de Starkbier: Bockbier y Dopplebock. Bockbier debe ser al menos 16%, mientras que la hierba de Doppelbock debe ser al menos 18%. El famoso "Salvator" Starkbier elaborada por Paulaner pesa 18,3% del mosto. Es un Doppelbock. Esto significa que por cada litro de Starkbier, si se evapore el agua y el alcohol tiene 183 gramos de sólidos restantes. O, en términos sencillos, una misa (en litros) contiene aproximadamente la misma cantidad de cosas como 16 barras de pan. Por lo tanto: alimento líquido…


Para los monjes, el líquido no rompe las reglas de ayuno. Aunque el "Stark" en Starkbier nada que ver con el contenido de alcohol, los niveles de alcohol son de hecho más alto. A Bockbier es del 7%, mientras que el Doppelbock Salvator es de 7,5%. Esto es en comparación con el 5% de una cerveza normal…


Los monjes del monasterio Paulaner de Munich sólo pusieron de moda en 1773, cuando los famosos hermanos Bernabé llegaron con su Receta Salvator. Este brebaje mismo se ha mantenido prácticamente sin cambios durante más de dos siglos. Originalmente, los monjes tenían prohibido servir Salvator a nadie fuera del monasterio. Esta regla especial fue derogada rápidamente en 1780 porque nunca los monjes la obedecieron, pues de todos modos se los servía a todos los penitentes cuaresmales, que por aquella época eran muchos que con la providencial cerveza recobraban sus fuerzas. 
Publicar un comentario