Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

jueves, 14 de marzo de 2013

Me caigo y me levanto… Consideraciones finales...




El bombardeo atómico del 6 de agosto 1945 convirtió el centro de Hiroshima en un desierto radiactivo y cubierto de ceniza. Un lugar arrasado y carente de vida. Muchos creían que nada crecería en setenta y cinco años; incluso, se hablaba de la reconstrucción completa de la ciudad en otro sitio. Pero después de solo unos meses de la tragedia, apareció un mensaje poderoso que animó a los sobrevivientes a ponerse de pie: el florecimiento de nuevas plántulas en medio de ese paisaje desolado.



En la actualidad, 176 semillas procedentes de esos árboles que se sobrepusieron al desastre nuclear se plantarán, a través de un acuerdo entre el colegio Nichia Gakuin y Green Legacy Hiroshima, en el Jardín Botánico de la Ciudad de Buenos Aires “Carlos Tahys”. Hasta el momento, solo algunos países recibieron semillas: entre ellos, Rusia, Países Bajos, Sudáfrica, Colombia y Singapur. Existen árboles plantados en Tokio y Yokohama (Japón), y lo mismo se replicará en Estados Unidos y Suiza. Ahora, a esta iniciativa se sumó la Argentina. “Con los años y en el curso de caminatas y paseos en Hiroshima, hemos llegado a apreciar la generosidad, la belleza y la importancia particular de unos residentes muy especiales: los árboles que vivieron la explosión atómica y sus descendientes. Una enseñanza no solo para aquellos que visitan o residen en Hiroshima, sino para toda la humanidad”, advierten desde Green Legacy Hiroshima. 
















Rasgos positivos

•Introspección: Capacidad de reflexionar, hacerse preguntas y darse una respuesta honesta.

•Independencia: Establecer límites entre uno mismo y los ambientes adversos.

•Iniciativa: Afrontar los problemas y ejercer el control.

•Humor: Encontrar el lado cómico en las situaciones adversas.

•Creatividad: Generar orden y belleza a partir del caos.

•Habilidad: Para poder establecer lazos íntimos con los otros.

Formas de construir


•Establezca relaciones: Acepte ayuda y apoyo de otras personas.

•Evite ver las crisis como obstáculos insuperables: Los hechos no pueden evitarse, pero sí cómo se interpretan y se reacciona ante ellos. 

•Acepte que el cambio es parte de la vida: Asumir las circunstancias que no puede cambiar lo ayudará a enfocarse en las que sí puede modificar.

•Muévase hacia sus metas: Haga algo con regularidad que le permita acercarse a sus metas, aunque le parezca que es un logro pequeño. 

•Lleve a cabo acciones decisivas: Actúe de la mejor manera que pueda. Eso siempre será mejor que ignorar los problemas y desear que desaparezcan.

•Busque oportunidades para descubrirse a sí mismo y cultive una visión positiva de sí mismo: Confíe en su capacidad para resolver problemas y confíe en sus instintos.

•Mantenga las cosas en perspectiva: Considere la situación que le causa tensión en un contexto más amplio. 

•Nunca pierda la esperanza: Trate de visualizar lo que quiere en vez de preocuparse por lo que teme.

•Cuide de sí mismo: Preste atención a sus necesidades y deseos. Interésese en actividades que disfrute. Ejercítese con regularidad, lo que le permitirá mantener su mente y su cuerpo listos para enfrentarse a situaciones que requieran.


Características

•Realista: Interviene asertivamente; observa la situación tal cual se les presenta. 

•Flexible: Se adapta a las situaciones que conllevan una adversidad. 

•Perseverante: No olvidará nunca su objetivo, una mejor calidad de vida.

•Positivo: Jamás pierde la concepción del profundo sentido que tiene la vida.

•Inteligente intelectualmente: Percibe, procesa y elabora con eficacia una respuesta ante los traumas o las situaciones conflictivas. 

•Inteligente emocionalmente: Controla los impulsos y tiene amplia tolerancia a la frustración. 

•Tiene una percepción positiva de sí mismo, lo que genera confianza personal.

•No es ansiosa ni depresiva. 

•Es dueña de buenos estilos de enfrentamiento. 

•Alimenta sentimientos de esperanza.  

•Desdramatiza los hechos cotidianos


*Fuente: American Psychological Association. 
Publicar un comentario