Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

sábado, 1 de diciembre de 2012

Emociones que enternecieron y conmovieron al corazón… Bravo, Bravísimo, Bravo!!!!!!!


A pesar de todo y de muchos se alcanzó el objetivo soñado por Juan Hippener, muy bien acompañado, apoyado y liderado por las comisiones de la Asociación Suarense de Alemanes del Volga, Rotary Club Las Colonias, Club San Martín de Santa Trinidad, Club Independiente de San José, Club El Progreso de Santa María y Club Germano-Argentino, con sus respectivos presidentes a la cabeza, todos a uno elaboraron la certeza de la mega-fiesta de los 10.000, la más grande de toda Sudamérica hecho bajo una carpa, que quedará en nuestras retinas como un recuerdo inolvidable… 


El juicio popular coloniense, en su sencillez, tiene en su sociedad a personas que a consideración de los vecinos deben merecer el reconocimiento por toda su labor  u obra, aún la más seráfica, fundamentalmente cuando se emprende con afecto. Por cuanto más devoción se emplaza en el quehacer que uno despliega, más resuena a honesto y noble ante la comunidad…

Y ello nos lleva a cavilar que una de las aspectos más bonitos y vivificantes de la conducta humana, es la capacitad que poseen muchos personas para trajinar para el bien de los demás. Más, si ese afán de hacer el bien va acompañado de la bondad de dar por el singular hecho de organizar un evento de tal magnitud, para bien de nuestra etnia...


Los regalos del espíritu son cualitativos no cuantitativos, y por consiguiente, aumentan en la medida en que se comparten. Si quieres paz, enseña paz –para así aprender lo que es. Y el acto de dar no empobrece, sino que multiplica los dones de quien da”. Este sabio aserto queda plenamente explicado en un antiguo proverbio hebreo: “Una vela no pierde nada con encender otra vela”...

La mayoría de esas personas sencillas y comunes no han pensado siquiera sobre la alcance benéfico que revistió su esfuerzo y el afán de perfección que pusieron cada cual en sus tareas. Su pretensión es sincera pues les alcanza encontrarse en armonía con su conciencia...


En las comunidades chicas es donde mejor se estiman y valorizan esas bondades que, en los tiempos difíciles, incitan a conciliarnos con la vida. Por todo ello y por mucho más “destacamos” con nuestro tradicional grito de corazón ¡Bravo, Bravísimo, Bravo! a todas las personas que actuaron tan sincronizados en los diversos ámbitos del gran evento, más que gran fue “extraordinario”…

"Nos di­cen que no se pue­de vi­vir de re­cuer­dos, pe­ro se pue­de vi­vir muy bien acom­pa­ña­dos de los re­cuer­dos". Aho­ra, se entiende que los ri­tua­les y las costumbres sir­ven pa­ra unir a nuestra gen­te. Las anécdotas, los encuentros y reencuentros y las fotografías produjeron nostalgia y algunas lágrimas. Hubo brindis, espectáculos artísticos y musicales y de los buenos… 


 Sinceramente, pensé que somatizar era una señal de emociones contenidas, sentimientos que no se expresan y se quedan ahí dentro. Pero en estos días del evento estoy empezando a verle otra dimensión al tema. Pequeñas cosas diarias pero que nos mantienen alerta de las situaciones y de sobre todo, como bien dicen, de las emociones a raudales!. Ser consciente es el primer paso para conocerse y saber de que la unión de grandes entidades y de los hombres y mujeres que las integran, entra bien el dicho “Cuando se quiere se puede”… 


Lo que para muchos parecía una utopía, se vio que con tenacidad y fuerza de voluntad se alcanza” "Las grandes obras de las instituciones  las sueñan los santos locos, las realizan los luchadores natos, las aprovechan los felices cuerdos y las critican los inútiles crónicos". (Kioto). Y lo más importante, y tiene que ser un ejemplo para todos, es que con la unión de voluntades se logran los más hermosísimas y descomunales ilusiones…

Publicar un comentario