Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

sábado, 16 de junio de 2012

Historia de vida de un hombre de mundo por el mundo (2ª parte)

Mi nombre es Dennis R. Kristof  y nací en Frankfurt/Main en Hessen en medio de la guerra en el año 1942. Y ahora vivo con mi familia en Marrieta, Georgia, Atlanta en EEUU…

Su gran pasión: las motos…


Yo trabajé toda mi vida, ahora hace 5 años me jubilé pero sigo trabajando por suerte en obras que construí hace muchos años que me piden los obreros técnicos. Y cuando tengo tiempo y me surgen las ganas de viajar agarro la motocicleta y me voy. Ese fue y es mi gran sueño... Y uno de los grandes sueños  consistía en recorrer el continente. Muchos ya lo hicieron y otros me seguirán; yo tan sólo quise unir con mi moto Alaska y Ushuaia, los extremos de esta inmensa América, y lo hice….


Sigo casado. Mi esposa es mucho más joven que yo. Ella está trabajando todavía, y uno de mis hijos  trabaja en una fábrica de maquinarias, es ingeniero electrónico. Adora su trabajo. Una vez al año nos vamos de vacaciones en diciembre durante un  mes generalmente, al tener  más tiempo libre que ella. Entonces a veces agarro la moto y salgo. Ya en la época de cuando estaba en  el convento tenía una motocicleta, empecé allá con la idea de viajar. Viajaba a África, Asia, buscando el sentido de mi vida, y cuando me casé en Tailandia quería variar mi forma de vida, entonces esa meditación, esa tranquilidad en el convento me ayudo a recomponer mi vida. Tenía muchos proyectos, quería tener 10 hijos...


Volviendo al tema, yo tenía una idea general, de los que es toda América, pero estaba dentro de mis  planes, recorrerla. Encontré gente que me decía: Si hacés ese recorrido visitá Cuzco,  Calafate, etc… Yo no leí mucho del país (Argentina), lo que me gusta es la experiencia, pero debes contar con tiempo y dinero. Siempre que salía, salía de manera sencilla, hoteles baratos, tengo una carpa. La mayoría de las veces recorro países en moto, pero cuando se trata de trabajo lo hago en avión...

De Tailandia a Inglaterra en moto…


En el transcurso del recorrido pase por muchos países. Paso por todos los países. En el año 75/76, antes que los rusos ocuparan Afganistán, antes de los problemas de Irak, en todos esos países que no se puede pasar, yo paso. Observe un paisaje hermoso en la frontera de Irán. Pase muchos meses en la india, en Pakistán. 

Cuando llego a la frontera me dice el iraniano: nosotros tenemos una exposición en una barraca de 15 metros, tiene que pasar de este lado para observar todos los retratos y la historia. Se trataba de retratos de la época hippie, cuyas personas venían de Afganistán, que intentaban cruzar con droga. Se trataba de relatos que detallaban todos los datos de esos sujetos. Recorrí el lugar durante 7 horas, fue una experiencia increíble, extraordinaria. Entre tanto tuve una falla en mi motocicleta pero me solucionaron el problema. De ahí me fui a Irán, Italia  y terminé en Inglaterra.

Mi amistad con Gustavo Ullmann…


Tuve un accidente en Chile. Cuando podía seguí  otra  vez, cuando estuve en Calafate, lo que buscaba era información. Me encontré con un hombre Osvaldo Ullmann, un alemán del  Volga y como mi padre me infundió el respeto hacía esos  abnegados paisanos, nos aunó una profunda empatía. Nos juntamos a comer sin embargo yo no podía, debido al accidente que me dejó el brazo fracturado.  Y Gustavo y su señora me ayudaron. Y desde aquel entonces quedó una gran amistad, pese a la distancia. Tanto, que este año lo  vine especialmente a visitar desde  EEUU a Escobar donde vive y me quiso mostrar su colonia que es la Colonia Uno, de donde es oriundo. Y me dijo que vamos a visitar a un gran amigo, Héctor, y aquí estamos…

                                  Gustavo Ullmann, Dennis Kristof, Hector Maier Schwerdt

Ahora pienso ir a Mongolia si puedo como último deseo, en  moto, pues también tengo una moto guardada en Alemania. Tengo 70 años…

¿Qué le pareció la argentina?

Me gusta muchísimo, pero yo veo la realidad, peligros. Sin embargo, es un país fantástico, fundamentalmente,  la pampa. Me gusta observar las noches, las estrellas. Lo que destaco es la experiencia con las personas, la conexión con la gente,  y su gran hospitalidad. Especialmente de los alemanes del  Volga argentinos.

 Lo hago por mis ganas de conocer los confines de un continente donde milenarias culturas indígenas se mezclan con la tradición europea. Donde blancos, negros, mulatos e indios conviven bajo un mismo cielo, donde la geografía muta del desierto a la selva tropical o las elevadas montañas. Donde en algunos lugares el calor derrite el asfalto que en otros es cubierto por la nieve…

Publicar un comentario