Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

lunes, 17 de octubre de 2011

‘Sabor Argentina’, de la mano del maestro Ariel Rodríguez Palacio, pasó por Pueblo Santa María La gastronomía, la música y las tradiciones de los alemanes del Volga estarán en la TV Argentina




El famoso chef cocinó en el futuro restaurante típico de Javier Graff, estuvo acompañado por Marta Rack de Maier, además de interactuar con la población, que en forma masiva se acercó al set televisivo que se armó en la tradicional casa de Santa María. Además, visitó lugares históricos de Pueblo San José.










El reconocido chef Ariel Rodríguez Palacio, que puede verse en programas de cocina en Canal 9 (Sabor Argentino) y en Utilísima Satelital (Ariel a la parrilla), pasó el viernes por Coronel Suárez con su carisma natural, mostrando buena predisposición para sacarse fotos y saludar a toda la gente y por supuesto que también demostró todo lo que disfruta con el arte de cocinar.
 

El viernes, poco antes del mediodía, llegó junto a productores y camarógrafos de Canal 9 para hacer una de sus acostumbradas filmaciones de la cocina típica de cada lugar, programa que se emitirá en uno de los sábados del mes de noviembre.
 

La presencia del chef estuvo coordinada por Gisella García, funcionaria a cargo del área de Turismo de la Municipalidad de Coronel Suárez, quien contó con la inestimable colaboración de vecinos de los pueblos alemanes, que predispusieron todo lo necesario para que la estadía de todo el equipo fuera agradable y fructífera.
Hubo una lógica expectativa de los vecinos que se acercaron a la casa familiar de Javier Graff, la que será transformada en restaurante, abriendo sus puertas en unos dos meses, y en cuyo jardín se dispuso la mesa, la cocina y todos los elementos para elaborar los platos.
 

Al lado del chef se encontraba una vecina de pueblo Santa María, Marta Rack de Maier, hija de una histórica cocinera de la localidad, quien trasladó a Ariel Rodríguez Palacio todos los secretos de platos típicos alemanes, que desde siempre forman parte de las mesas familiares y que tienen su origen en recetas traídas por las abuelas cuando dejaron las márgenes del río Volga y llegaron a América en busca de un futuro mejor, integrando en la actualidad la rutina culinaria de nuestras colonias.
 

Con simpatía y predisposición el chef se sacó fotos con todos los que se reunieron en el patio de la hermosa casona de la Avenida 11 de Mayo y próxima a convertirse en un espacio para el buen comer y como atracción turística.
 

Ariel habló con Nuevo Día, hizo bromas a la gente y demostró su natural carisma, tal como es en los programas de televisión que lo tienen como principal protagonista, mientras la producción general del programa preparaba la rutina para iniciar la grabación, corrían camarógrafos, iluminadores y técnicos para dejar todo en perfectas condiciones y comenzar con el programa.

- ¿Cómo fue que se organizó tu presencia en pueblo Santa María?
 

- La idea del programa es buscar, a través de la gastronomía, historias de un pueblo o historias de vida de una persona y, básicamente, eso es lo que se encuentra en las colonias. Entonces, como hay diferentes tipos de inmigrantes, que por diferentes causas se juntaron y siguen juntos, se respetan su cultura y costumbres, es que llegamos a este lugar.

- ¿Se aprende en estos viajes?
 

- Claro que sí, todo el tiempo se aprende. Uno puede saber cocinar y haber estudiado, haberse capacitado y obtener una especialidad, pero el mundo es tan grande, con tanta cantidad de alimentos y tanta cultura diferente si no aprendés sos un tonto, te perdés la oportunidad de conocer. Nuestra función es venir acá y mostrar como se come en este pueblo. No venimos a enseñar, si la señora dice que agarra la papa y la cocina 76 horas, uno observa y espera el momento de probar el producto final, la cocina tiene un revancha… todo se prueba y se puede decir si valió la pena o no.

- Hoy valió la pena..
 

- Claro que sí, además la gente tuvo muy buena onda, hubo mucha gente y el recibimiento fue excelente.
- Con respecto a tu trabajo específico, cuando comenzaste con el ‘Chino’, al tribuna y el ‘capochone mágico’, ¿imaginabas el éxito que hoy tenés?
- La verdad que el programa en ese momento, que se emitía por el cable, que incluía bandas de música y chicas bailando, lo que tuvo fue que rompió con la estructura clásica de los programas de cocina, que eran acartonados y serios. Se descubrió que se podía hacer un programa de cocina divertido y también entender que la televisión es un entretenimiento, por lo tanto el objetivo de aquel momento fue divertirnos pero pensando que algo ibas a aprender, como que a las espinacas no se le ponen bicarbonato sino sal. La gente se sumó…


- Y muchos te copiaron…
 

- Sí, pero está bueno, la gente cambió y se produjeron programas parecidos. Ese programa lo hice dos temporadas, pero ahora no lo volvería a hacer, porque tuvo un momento y un tiempo.
- ¿A qué se debe el éxito de los programas de cocina?
- En primer lugar, esta vuelta de la gastronomía está en el mundo así, volver a las tradiciones y demás. Sucede que hace algunos años la gente dejó de cocinar, porque cambió la sociedad, porque la mujer ya no se quedó más en su casa y salió a trabajar y así se comienza a perder la cultura gastronómica; es decir, el saber cocinar que se heredaba de generación en generación. Hoy, mucha gente vuelve a encontrar en la cocina, hombres y mujeres que no cocinabas habitualmente, le empieza a encontrar el placer a volver al tiempo de las madres y las abuelas vía la cocina.


- ¿Cómo encontraste este ambiente, el que Javier Graff transformará en un restaurante?
 

- Me sorprendió el lugar, es muy lindo y funcional. En virtud de que me agradó el lugar pregunté si el pueblo estaba trabajando en función del turismo, lo cual será fundamental para que este lugar funcione desde lo económico. Y lo que más me sorprendió fue la gente, que es muy amable y abierta, nada que ver a lo que uno se puede imaginar… pude ser yo y decir cualquier cosa, y la gente se prendió siempre.

- En Buenos Aires, ¿dónde puede la gente degustar tu cocina?
 

- Imposible, porque no tengo en este momento un restaurante, sino que me dedico a enseñar. Tengo una escuela, se llama Instituto Argentino de Gastronomía. La dirijo desde hace 20 años, es muy grande y difícil de dirigir. De joven tuve restaurante, tuve la suerte de tener uno en Francia a los 22 años y también tuve uno en el Barrio de Caballito. Pero dejé todo por la docencia, que fue lo que más me interesaba hacer.

La casa de Javier

La casona de Javier Graff es emblemática, su proceso de restauración es admirable porque conserva todas las líneas tradicionales de los alemanes del Volga, con una inmensa cocina y el patio guarda la reminiscencia de aquellos espacios destinados a la contemplación y la reunión de las grandes familias, lo que seguramente ofreció una escenografía natural única.
Hay que estar atentos porque en un tiempo breve se verá por las pantallas de Canal 9 la filmación del programa ‘Sabor Argentinao’ en Coronel Suárez.


El paso por Pueblo San José
Después de una intensa jornada de trabajo, que se inició en el Pueblo Santa Maria, este popular cocinero de la televisión argentina se trasladó a San José y la recorrida incluyó la hermosa Plaza Sergio Denis, ubicada sobre la calle Coronel Pringles.
El cocinero se interiorizó de las características de este amplio espacio verde que tiene la localidad, las raíces de Sergio Denis, la casa de sus antepasados y en su próximo programa por Canal 9 de Buenos Aires no solamente se verá el momento de elaboración de platos alemanes en el restaurante de Javier Graff sino que también se sorprendió con lugares tradicionales, como es el caso del Pueblo San José.
Habló de Sergio Denis, destacó su carrera, tomó conocimiento sobre sus familiares y mostró toda la estructura montada sobre calle Pringles, que abarca un espacio inclusivo para chicos con capacidades diferentes y todo cuanto rodea a este lugar característico de la segunda colonia alemana del Volga.


La palabra del dueño de casa


A Javier Graff lo abordamos en medio de la filmación y sobre cómo estaba viviendo ese momento dijo que “estoy súper conforme y la he pasado espectacular”, para añadir que “he aprendido y me he divertido con Ariel, principalmente con su estilo”.
Consultado sobre cuándo estará lista la casa para recibir comensales, dijo que “en dos o tres meses, a más tardar, tendría que estar el restaurante abierto al público y listo para funcionar”, mientras que al ser consultado sobre qué va a ofrecer, señaló que “la carta va a estar compuesta por 10 platos típicos alemanes, vamos a tener carne a la parrilla y platos tradicionales de pastas, para cubrir distintos gustos”.
Agregó que “será un restaurante con el agregado cultural de los alemanes del Volga, habrá fotografías y escudos de armas, como así también conmemorar la historia de la colonia y la casa, todo disfrutando los platos típicos alemanes”.
En cuanto a la cocina, dijo que “está muy bien equipada, siempre se estructura de acuerdo al menú que se va a ofrecer y está bastante completa, sólo faltan detalles y está bueno que Ariel se haya sentido cómodo”. 

La alegría de Marta Rack y Javier Graff 


El chef Ariel Rodríguez Palacio, en realidad, fue el asistente de cocina de Marta Rack de Maier, que cocinó Maultasche con relleno de ricota y Wickel Nudel, pero también de Javier Graff, que tuvo a su cargo el Strudel.
En diálogo con Nuevo Día, Marta Rack dijo que “la pasé muy bien, me costó mucho… pero él te facilita todo” y agregó que “él no conocía los Maultasche y me preguntó sobre la colonia, es muy simpático y por eso me sentí muy bien. Había mucha gente y todos probaron lo que cociné”.
“El jueves estuve mal, la presión me subió a 18, seguro que por los nervios de tener que estar acá… pero por suerte salió todo bien”, dijo Marta Rack.
 

 

 
 

 

Publicar un comentario en la entrada