Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

sábado, 15 de octubre de 2011

Los Alemanes del Volga... Una Madre, un hijo. Todas las madres, todos los hijos



 La canción de cuna "Tross, tross, trillie

Una madre cargaba a su nuevo bebe y muy despacio lo arrullaba  aquí para allá y de allá para acá. Y mientras los arrullaba le cantaba: una antigua canción de cuna alemana “Tross, tross trillie… Tross-tross-trillie. Tross-tross-trillie, der Bauer hot ein fihllien, des fihllien kan net lofen, pum-pum fallen ind groben.



El bebe crecía, crecía… crecía y crecía, a los dos años, el corría por toda la casa. apartaba los libros de los estantes, sacaba toda la comida del refrigerador, y hurtaba el reloj de su mama y lo tiraba en el inodoro; algunas veces su mama decía: “Este niño me está enloqueciendo!”.  Pero cuando llegaba la noche y aquel niño de dos años finalmente estaba tranquilo, ella abría la puerta de su cuarto, se acercaba sigilosamente hasta su cama y miraba a su hijo desde allí; y si realmente estaba dormido, ella lo levantaba y lo arrullaba de aquí para allá de allá para a acá y mientras lo arrullaba le cantaba; Tross, tross, trillie...

El niño crecía… crecía y crecía, a los nueve años no llegaba a cenar, o no se quería bañar y cuando llegaba la abuela de visita, siempre se portaba mal. Pero cuando llegaba la noche, y el muchacho estaba dormido, la madre silenciosamente abría la puerta de su cuarto, gateaba hasta su cama y miraba a su hijo desde ahí abajo; y si estaba realmente el estaba dormido, ella levantaba a  aquel muchacho de nueve años y lo arrullaba de aquí para allá de allá para acá; y mientras lo arrullaba, le cantaba: Tross, tross, trillie...

EL niño crecía, crecía… crecía y crecía, hasta que llego a ser un joven. Tenía amigos raros, se vestía con ropa rora, y escuchaba música rara. Algunas veces la madre sentía estar en un zoológico. Pero cuando llegaba la noche, y el joven estaba dormido, la madre silenciosamente abría la puerta de su cuarto, gateaba hasta su cama y miraba a su hijo desde allí abajo, y si realmente estaba dormido, ella levantaba aquel muchachote y lo arrullaba de aquí para allá, de allá para acá, y mientras lo arrullaba le cantaba: Tross, tross, trillie…


Aquel joven crecía, crecía y crecía, hasta que llego a ser hombre, entonces se fue de la casa y se cambio para una casa  propia al otro lado del pueblo. Pero en algunas veces cuando las noches estaba muy oscuras, la madre sacaba su automóvil y se dirigía especialmente a la casa de su hijo. Y si estaban apagadas las luces en la casa de su hijo, ella abría la ventana de su cuarto entraba gateando por el piso y miraba a su hijo desde ahí abajo y si realmente ese hombre bien grande estaba dormido, ella lo levantaba y lo arrullaba de aquí para allá de allá para acá, y mientras lo arrullaba le cantaba: Tross, tross, trillie…

Bueno a través del tiempo, aquella madre envejecía, envejecía… envejecía y envejecía, un día llamó a su hijo y le dijo: “sería mejor que vinieras a verme porque ya estoy muy vieja y enferma”. Entonces el hijo fue a verla, cuando el entró en su cuarto ella trato de cantarle la canción. Toss, tross, trillie…, Pero ella no pudo terminar la canción porque ya era demasiado vieja y estaba muy enferma, El hijo se acerco a su madre , la levantó y la arrulló de aquí para allá y de allá para acá y mientras la arrullaba le cantó: Tross, tross, trillie…

Cuando el hijo regreso a su casa esa misma noche, se quedo pensativo por largo tiempo, a lo alto de la madrugada. Después se fue al cuarto de su hijita recién nacida que estaba durmiendo. La levanto en brazos y la arrulló de aquí para allá de allá para acá, y mientras le  arrullaba , le cantaba: Tross, tross, trillie…

(Robert Munsch y Héctor Maier Schwerdt)  
Publicar un comentario