Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

viernes, 29 de julio de 2011

Las Colonias Alemanas de Coronel Suártez festejaron con relevancia y simpatía el Día del Alemán del Volga



En estas ocasiones se forma un clima emotivo muy especial. Pocos pueden creer los temas variados y riquísimos que se pueden tratar alrededor de una historia y de una cultura tan especial, analizando valores y características tan originales como los de los Alemanes del Volga. También es difícil resumir y expresar con palabras las vivencias acaecidas. En general, se cumplió paso a paso todo lo que se había organizado y previsto, logrando un clima espectacular que adicionó la eficiencia con incrementos a los lindos y diferentes actos programados, tanto protocolares como culturales y festivos…
 
Nosotros, descendientes de esa noble raza, tuvimos la oportunidad de rendir culto y homenaje generalizado a nuestras tradiciones y espíritu costumbrista, fue una ocasión propicia para que el evento sea acompañado prácticamente por muchos vecinos de Coronel Suárez y las colonias, zonas aledañas, acrecentado por la visita de muchos paisanos distantes, que honraron con su presencia los festejos… 
 
Somos los descendientes de aquellos alemanes que abandonaron su patria natal hace seducidos por las promesas de Catalina II (La Grande) en un Ukase emitido un 22 de julio de 1763 y emigraron hacía Rusia, más precisamente al Volga, en busca de la paz y poder practicar libremente la religión cristiana de cada cual y que después de la rusificación en la Colonización Germana del Volga y nuevamente armaron sus bagajes para echar raíces en suelo argentino. Llegaron a esta tierra con la fe y esperanza del que va a comenzar una nueva vida. Hombres y mujeres trabajaron incansablemente para dejarnos una Argentina que nos recibió gentil y hospitalaria, junto a cada surco, a cada semilla, sembraron una canción que florece día a día en el corazón de sus hijos y en el recuerdo agradecido de quienes son sus eternos amigos. Doscientos cuarenta y ocho años han transcurrido desde su salida de Alemania hacía el Volga y ciento treinta y cuatro años de su viaje del Volga a estas tierras, emulando a sus mayores en aquella marcha…

Y el Centro Suarense “Wolgadeutsche” lo conmemoró de la manera más linda que se puede recordar a nuestros ancestros con actos protocolares en el espacio verde en los predios de estación del ferrocarril, para después continuar en caravana en carros, coches antiguos y caballos, remedando a nuestros abuelos, hacía pueblo San José, donde una nutrida concurrencia los esperó, para enseguida teatralizar simbólicamente un casamiento a la antigua y así recordar con alegría a aquellos pioneros en una bien lograda escena que fue acompañada con gozo y júbilo por la concurrencia y los ilustres visitantes…

La cena y baile no podía faltar a tan grande suceso pues las festividades siempre han sido un medio de exteriorización de los sentimientos o estados de ánimo, se transmitieron de generación en generación;  una de las formas más vivaces y alegres. Y así aconteció en el Club Germano-Argentino donde más de 500 comensales pudieron disfrutar de una bien servida cena con un optimo desarrollo y de de dos espectáculos de jerarquía como nos brindaron el acreditado coro ‘Los Voces del Corazón’ y el afamado Ballet de Danzas Alemanas de Olavarría, que pusieron la nota colorida a la noche coloniense, y después ‘a bailar’ con la animación del ‘Nuevo Grupo Energía’ que interpretaron un extenso repertorio de música alemana y además abarcó música de diversos ritmos  que divirtieron a la concurrencia…

Los responsables de este encuentro expresaron su alegría y conformidad ya que la concurrencia fue masiva, que disfrutó de las diversas veladas organizadas por las autoridades de la entidad tanto de un lado como en el otro.  La entidad recibió a numerosos visitantes que se acercaron para ser partícipes del evento. Todos terminaron y terminamos profundamente satisfechos, felices por la tarea realizada, con el corazón desbordante de alegría y entusiasmo por los organizadores. Los que participaron vez no salían de su asombro por las cosas que se pueden hacer alrededor de nuestra historia, cultura y valores…

Las celebraciones, a nuestro estilo, son importantes para inculcar en los ciudadanos un sentido de pertenencia y  de identidad. Las celebraciones son un requisito incluso, de la construcción de la restauración: tener una identidad étnicamente con uniformidad en ideas y propósitos en común. Y justamente estas clases de festejos son  grandes momentos para celebrar esta identidad  a nivel nacional. El proceso de integración acumula activos que lo convierten en exitoso.
Publicar un comentario