Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

sábado, 25 de junio de 2011

Costumbres Ancestrales... Des Kapelle en Santa María… La fetividad de "Sanctisimum Corpus Christi"


 
Una fiesta religiosa y popular se verifica en el mes de junio y su celebración era acaso la más lúcida y magnífica de la cristiandad alemana del Volga, grande por su objeto y magnifica por su forma y pompa. Nos referimos a la solemnidad del "Sanctisimum Corpus Christi", y que se celebraba en las aldeas con una vistosísima procesión, en que figuraba  lo más brillante de la sociedad aldeana
  
“Die Kapeller”…

En nuestras colonias tan añeja tradición se desarrollaba en torno a los Kapeller, que estaban diseminados alrededor de la iglesia. Y en la celebración de Corpus Christi toda la comunidad participaba de una imponente peregrinación adorando al Smo. Sacramento. La hermosura de los "kapeller", que templaba el frío del invierno, su adornos de vistosas colgaduras, el boato de caprichosos atavíos y la inmensa concurrencia, que ostentaba en ese día todo su esplendor, son accesorios que realzan en gran manera aquella solemnidad religiosa, cortesana y popular…

Ya lo describimos minuciosamente, con todos sus detalles en el libro “Antiguas tradiciones de los alemanes del Volga. Usos y costumbres” y en diversas crónicas, y poco y nada podríamos añadir a tal fausto acontecimiento que llamaba la atención de propios y extraños. Aún recordamos la excitación que experimentábamos ante la magnificencia del acto religioso y el encantador espectáculo de los bellos “kapeller”…

La Procesión…


La Procesión de Corpus Christi empezó como tantas otras ceremonias, con carácter comarcal en el siglo XIV y en seguida se implantó en toda Europa. Y no había aldea ni pueblo que no la celebrara con gran solemnidad el día de “Corpus Christi”, con visibles arrebatos de júbilo y con toda la pompa litúrgica…


Un poco de historia…

La Sagrada Eucaristía era para los primeros cristianos el centro de todo el culto litúrgico y el sol que daba vida y calor a todas sus asambleas religiosas. Cada Día que había misa era una verdadera fiesta eucarística. Aparte de esto, existía la conmemoración solemne, aunque muy confundida con los misterios de la Pasión del Jueves Santo que algunos calendarios antiguos designaban con el nombre de “Natalis Cálicis”...

La fiesta de Corpus Christi…

Empezada a celebrarse en Lieja, en el siglo XIII, con carácter local, como resultado de las prodigiosas visiones de Sor Juliana de Monte Cornillon, la fiesta de Corpus Christi fue establecida en 1264, por el Papa Urbano IV en la iglesia universal, y fijada en el calendario el jueves siguiente al domingo de Trinidad. Poco después, asígnasela una Octava y  una procesión solemne, y se la declaró fiesta de precepto, igualándola a las más clásicas del año eclesiástico…

Santo Tomás de Aquino…

Para celebrar dignamente tan alto misterio como es la sagrada Eucaristía, necesitábase un teólogo, un poeta y un santo, y Dios se lo deparó en la persona del Doctor Angélico Santo Tomás de Aquino, autor de la misa y del oficio del Santísimo y adaptador de su música. La secuencia “Lauda Sion” es un verdadero poema teológico de la Eucaristía. En forma rítmica y eminentemente popular, expuso Santo Tomás toda la delicada doctrina eucarística, hermanando la claridad con la profundidad, la sencillez con el lirismo…

Die Kapeller Putze en la festividad de Corpus Christi…

En Alemania die Kapeller se erigían majestuosas y solemnes sobre la elevada prominencia de un monte cercano a la aldea, desde el cual, amparada en su beatica soledad y en un profundo silencio, divisaba, protectora y severa, toda la extensión von den Dorf (de la aldea), desde donde, en la festividad de Corpus Christi, todos los habitantes, niños, mujeres, ancianos y jóvenes, se dirigían en devota procesión, bajo un aura de misticidad que surgía desde su fe, desde sus cánticos, sus plegarias, a tributarle su adoración al Santísimo, tal como se desprende de los textos que nos legaron…

De la misma manera, esta última concepción de tan antiquísima tradición fue llevada a la Colonización Germana del Vlga en Rusia y después traída en sus alforjas a nuestras colonias, sólo que aquí se construyeron cuatro Kapeller ocupando cada uno de ellas distintos y estratégicos puntos cardinales dentro del amplio patio de la iglesia, que en la realidad de los hechos representaban a igual número de barrios de la comunidad…
En pueblo Santa María los primeros Kapeller se realizaron de madera en el año 1899 pero en el año 1945, estando al frente de la Pastorat el párroco Juan Zielinsky con el teniente José Phul, fueron reemplazadas por construcciones de material sobre la base de un diseño de varios marineros sobrevivientes del acorazado Graff-Spee, de las cuales una aún permanece en pie…

Die Kapeller putzen (la ornamentación de los Kapeller) era todo un arte, puesto que se ponía el mayor de los esmeros, que se traducía en una ostentación fuera de lo común y en una brillantez extraordinaria, tratando cada barrio de poseer el más decorado utilizando para ello las más finas sedas de brocato, puntillas artísticamente elaboradas en exquisitos trabajos de encaje que pendían del interior de las paredes deshaciéndose en hondas e inimaginables adornos, para los cuales se utilizaban sofisticadas y hermosas “pelle” (perlas) de vidrio, azules, amarillas, verdes, etc... lentejuelas reverberantes de colores, con las cuales se delineaban sobre el blanco fondo de las inmaculadas telas puestas con alfileres y chinches especiales, diversos motivos que luego se destacaban exultantes de belleza rodeando un altar que era recubierto de manteles bordados con letras de oro…

“Umgang”…

Y para el día en que se celebraba Corpus Christi, que comúnmente era un jueves, algunos días después de Pentecostés, y en que participaba toda la colonia en imponente “Umgang” (peregrinación); el “Monstranz” (Costudia) era retirado de la iglesia por le párroco lujosamente ataviado, a la vez acompañado por otros dos sacerdotes, todos los cuales iban bajo la protección del “Himmel” (Palio). Delante de ellos caminaba un importante número de monaguillos, quienes al son armónico de sus campanillas a su vez eran precedidos por  un grupo de niñas, alrededor de cincuenta o más, que hacían de “Engellier” (angelitos), cada una con su respectiva “Kerbie” (canastita) también primorosamente adornada, en los cuales llevaban papelitos de colores que asemejaban pétalos y que esparcían por todo el camino por el cual debía transitar la procesión. (En Alemania se diseminaban flores, al coincidir la festividad con la primavera). Finalmente, detrás de todo este glorioso cortejo, estaban los escolares vistiendo sus guardapolvos blancos y la multitud de fieles que siempre era impresionante, conformando una escena de enorme devoción…

Cuando la procesión llegaba a uno de los Kapeller, el sacerdote ingresaba recorriendo un sendero señalado por rojos tapices, depositaba sobre el altar el “Monstranz”; tomaba el evangelio y comenzaba a leer una lectura ya preestablecida y que año a año se repetía en el mismo lugar. Cantaban el Tantum ergo en latín: Tantum ergo Sacraméntum * venerémus cérnui * et antíquum documéntum * novo cedad rítui; praestet Fides suppleméntum * sénsuum deféctui . Genitori genitóque * laus et jubilátio * salus, honor, virtus quoque * sit et benedíctio * procedénti ab utróqe * comprar sit laudátio. Amen. Luego, con profunda solemnidad volvía a tomar el “Monstranz”  y levantándolo en alto, impartía bendición...
Y así sucesivamente se visitaban todos los Kapeller y se finalizaba con “die heilige festper, mit heilige lieder” (Santa Misa con cantos) que se hacía en la iglesia.

Die Kapeller in Deutschland…


Die Kapeller en Alemania, son una fábrica de soledad como no hay otra. En la cima de un monte se hallan las blancas Kapeller rodeadas de arbustos y árboles severos y de flores que traen a la memoria la flora extática del Beatífico; fornidos atascos que siguen las quebraduras del terreno ciñen la frente del monte; su recinto se llama el desierto. El aroma de Alemania, balsámico y pertinaz, es aquí más intenso, y plantas bravas le influyen algún dejo punzante, enérgico, tónico que acelera la sangre en las venas, despierta las más hondas ideas, sacude al místico bufón que vagabundea por el cuerpo del hombre y, no obstante, unge los nervios de castidad y de templanza…


Un monje con sayal del color de la tierra abre el portón; entramos. Dos hileras de cipreses ensimismados con su follaje recio, de un verde casi negro, conducen a los kapeller.  Luego conviene dejarse ir, lasa voluntad, por el campo austero que se abre en derredor. Los kapeller están desparramados en la cima, ocultas en la espesura. Cada una tiene su quintita, largo de algunos pasos, ceñido por blanca tapia que se recata entre las higueras. Cada una tiene un ciprés y una torrecilla.
A poco de estar en semejante lugar somos transportados a la mansa región de las ideas generales. Las pasiones y las querencias de la carne no concluyen nunca, en verdad; tal vez sigan inquietando nuestros cuerpos bajo la tierra; pero aquí se intelectualizan, se convierten en conceptos puros y son más llevaderas. Siempre es menos dolorosa una teoría que un amor.
Va muriendo la tarde. El silencio es sorprendente: para los que de ordinario vivimos en medio del estruendo ciudadano, un instante de silencio nos suena a algo cristalino que se  rompe. Sobre la frente, en lo hondo, se prolonga su añejo sopor en brazos del río; el color blanco azulado del caserío favorece la blancura, la discreción del paisaje lejano. Por el contrario, cuanto hay en el recinto de los kapeller tiene esa crispación audaz que ha de hallarse en el rostro del místico al punto de saltar de la oración al éxtasis.

Se siente caer en torno la llovizna bienhechora del silencio, y elevarse de entre los árboles humaredas de paz...

Kapelle              H. Breidensten (1818)

Was glimmer dort auf dem berge so schön?’ wen die Sternlein hoch am Himmel aufgehn.. Ist die Kapelle still und keli, si ladet den Pilger zum beten ein. Was tönet in der Kapelle zur Nacht so feierlich ernst in ruhiger Pracht?: Das ist der Brüder Geweihter Chor, die Andacht hebt sie zum Herrn empor. Was hallt nd klinget so wunderbar vom Berge herab si tief und klar? Was hallt und klinget so wunderbar?: Das ist das Glöckein, das in die Gruft am frühen Morgen den Pilger ruft, am frühen Morgen den Pilger ruft.
Qué es lo hermoso que se divisa en el monte / cuando las estrellas asoman en el cielo / Ist des Kapelle, silenciosa y pequeña, / que invita al peregrino a rezar. Qué resuena en la noche in den Kapelle, / con tanta magnífica solemnidad? / Es el piadoso coro de hermanos / que elevan su oración al Señor. Qué sonido y resonancia, / tan profunda y clara, viene del monte? / Es el tañido de la campana, que al amanecer, / desde el santuario al peregrino llama.

Publicar un comentario