Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

martes, 22 de febrero de 2011

Los Duckwen, una familia hecha de recuerdos… Los ilustres visitantes de la familia Duckwen/Dukwen: Antón y Alexander junto a sus esposas Tatiana y Lydia (2ª parte)



Néstor Duckwen y sus hijos sabían que tienen sus raíces más lejanas en Elsass, la vida los llevó por distintos rumbos, y Néstor estaba conteste que debían de tener descendientes en la Alemania de sus ancestros.  Así dieron y conocieron a Antón y su esposa Emma, un hijo de aquel hermano del abuelo de Néstor y con sus hijos. Los cuales vivieron desde la deportación hasta la emigración 60 años en Kazakstán,  tienen 10 hijos y hace 19 años que viven en Alemania...

 
Hoy les devuelven la visita y viajaron a la Argentina para conocer a todos sus parientes; se trata de los hermanos Antón y Alexander junto con sus esposas Tatiana (Geboren Markus) y Lydia (Geboren Gebel) irradian una simpatía y cordialidad al primer golpe de vista cuando Néstor los presenta… Y cerveza de por medio nos cuentan su historia de vida:… 

Cuando su abuelo siempre decía que sus parientes habían emigrado hacia América. Pues en la Unión Soviética, estábamos bajo el régimen militar y no había que hablar nada, mucho menos en el dialecto alemán. Preguntaban si teníamos parientes en otros países parientes y le contestábamos que no. Entonces teníamos menos presión tanto en el colegio en la primaria como la secundaria como en el trabajo siempre éramos ciudadanos de segunda y nos dejaban de lado en la enseñanza como en el trabajo...

En Kazakstán (Siberia) en la década del cuarenta no había nada de nada, todo era desolación, una inmensa isla blanca donde solían ser normales las temperaturas de 30/50 grados bajo cero. Kazakstán empezó a surgir en la década del cincuenta con el trabajo mancomunado de todos los deportados, pues pese a las restricciones, el alemán era una persona trabajadora y empezó el progreso de Kazakstán, donde ahora hay agricultura y fábricas y mimería donde hay petróleo, etc. es un país pujante. Nuestros abuelos construyeron Kazakstán, discriminados y todo, ayudaron a ser un país pujante...

Construyeron sus casas de adobe, con grandes adobes mezclados con paja y trabajaron y trabajaron en los trabajos más pesados, Nosotros vivimos y nacimos ahí en una aldea en Kazakstán, Los abuelos fallecieron en Kazakstán. En ese ambiente sus padres se iban adaptando, los hijos se casaron, a todos se les hizo la casa entre todos. Y dejaron todo eso en busca “Von de Heimat”…

Pues en Kazakstán estaban todos separados los alemanes… y fue enumerando a todos las nacionalidades que estaban viviendo juntos y todos estaban solos. No tenían identidad en la tierra en que nacieron, sumados a que ellos no sintieran la tierra como propia, eso aunado los hizo tomar la decisión de volver. Toda la familia en distintos tiempos volvió a Alemania. Y otra vez comenzar de nuevo. Donde ir, donde comenzar. Tenías que comenzar de cero y así lo hicimos y así nos levantamos en base de trabajo y más trabajo. Nacimos en Kazakstán pero en nuestros documentos decía que éramos alemanes. “Decía nacido: Alemán… Padres alemanes… Ancestros alemanes” En ningún caso decían que habíamos nacido y teníamos la ciudadanía rusa y todo escrito en alemán...

En Alemania como en Volga y en Kazakstán unos se ayudan a otros para levantar la casa propia, le ayudan los padres, hermanos y amigos. Nosotros mantenemos un contacto permanente con los que emigraron de Kazakstán, más los que vivían en la misma ciudad, pero también con otros. Nos visitamos, con los más íntimos vamos a celebrar fiestas juntos y también asistimos a los funerales. Nos mantenemos en contacto, nos pasamos las noticias de lo que pasa allá así si alguien visita nos comunica enseguida de las novedades…

En Argentina, vimos las inmensas pampas con sus sembrados y una enorme cantidad de ganado… y en las colonias nos llamó la atención la gente, su cordialidad y su sencillez, casi todas se saludan y se hablan, hay una amistad natural, lo que es muy peculiar, eso no se acostumbra en Alemania. Estamos contentos que Nelly y Néstor junto a sus hijos nos hayan recibido tan bien y nos hicieron sentir como en casa, como si nos hubiéramos conocido toda la vida…

Que esto del encuentro familiar “nos devolvió gran parte de nuestras vidas”, “fue una sorpresa, una alegría” y aseguró que “gracias a ello nos llenamos de recuerdos, y nos cambió literalmente la vida”. Hoy podemos seguir escribiendo la historia familiar.  Al separarse sus abuelos, sus familias buscaron cada una debió buscar su destino, por tratar de estar mejor, de superarse”. El abuelo les transmitió que siempre fueron muy unidos los Duckwen en Streckerau en el Volga…

Una vez más, estamos agradecidos a Néstor y Nelly y a sus hijos… Esta semana, tuvimos una alegría inmensa… Después de casi toda una vida de búsqueda nos reencontramos con los primos. La vida, las circunstancias de la vida….las distancias de nuestros países…. y muchas cosas más, hicieron que se perdiera todo contacto con nuestros familiares. Pero, como decía antes….la vida y Dios siempre dan oportunidades… siempre… El reencuentro fue de lo más hermoso…. En estos días, nos contamos parte de nuestras vidas… y ahora gracias a Internet  estaremos comunicados a pesar de la gran distancia que nos separa en kilómetros…


Disfrutaron el momento y lo guardan como un recuerdo agradable que les da la motivación para volverlo a crear
Publicar un comentario