Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

viernes, 2 de julio de 2010

Te acordás hermano de las pelotas con tiento… De ayer a hoy… Las pelotas de fútbol…

El elemento de juego del fútbol fue “globalizándose” desde las antiguas pelotas de cuero a las modernas y sofisticadas

En las postrimerías del siglo pasado se practicaba con una pelota que por sus características distaba mucho de ser la que se utiliza actualmente en los más diversos lugares del mundo. Testimonios de esa época nos hablan de los problemas que presentaban los antiguos balones, cuyo principal defecto radicaba en una deformación que les restaba equilibrio y esfericidad, haciendo que rebotaran mal y se tornaran prácticamente inasibles e indominables.

Pero además…

esa imperfección determinada por el abultamiento ("pitón") que se originaba en ellos como consecuencia del necesario repliegue interior del pico de las antiguas cámaras, se acentuaba más con el grueso tiento o cordón de cuero que se utilizaba para cerrar la boca de la pelota, el cual a su vez se convertía en una dolorosa molestia que los futbolistas de ése entonces se veían obligados a soportar y que podía hasta llegar a lastimarlos cuando era cabeceada en la parte del cerramiento de la misma.

Desde muchos años atrás…

las pelotas de fútbol dejaron de construirse con cuero de vaca. Recordamos aquel tiempo de las pelotas de cuero, porque en nuestra adolescencia, tener una pelota de fútbol era el sueño de todos los pibes que anhelábamos que los Reyes Magos nos dejaran una en los zapatos. Aquellas “fobales”, como las llamábamos vulgarmente, tenían cámara de goma y ‘picos’ por donde se inflaba. Había que darlo vuelta, atarlo con hilo de chanchero y meterlo para adentro, pasando por encima del ‘pico’ un trozo de cuero.

Después de inflada y antes de usarla, había que "engrasarla" para que quedara impermeable. Le pedíamos a nuestra madre la grasa que sobraba del asado y la pasábamos por toda su superficie. Recién entonces quedaba pronta para ser utilizada. De todas maneras, cuando llovía, por más grasa que tuviera, el agua penetraba en ella y quedaba como una piedra. Despejar de cabeza era tarea para guapos...

Las primeras reglas…

de la asociación de fútbol de 1863 no especificaban estándares para los balones, aunque una revisión de 1872 definió que los balones debían tener forma esférica, una circunferencia de entre 27 y 28 pulgadas (68,58 y 71,12 centímetros respectivamente) y un peso de entre 13 y 15 onzas (368,5 y 425,2 gramos respectivamente). Los requisitos se han mantenido prácticamente iguales hasta la actualidad.

No me pidan que cabecee…

"La pelota de fútbol tenía tiento, picaba mal y cuando se la cabeceaba, si daba justo en el tiento, hacía doler mucho. Había que inventar una pelota lisa, que ruede bien y no lastime". El tiento era ese cordón de cuero que cerraba la pelota por fuera, como si se tratase de un zapato o un botín.

Una imagen que suele observarse en las antiguas fotografías futboleras. En los años '20, los jugadores usaban boina, y no se trataba de moda o coquetería, sino una prudente protección. Cada vez que cabeceaban se hacían un tajo en la frente porque, con el sol y la humedad, el tiento de la pelota se afilaba como un cuchillo.

Esféricos o balón…

Se cuenta que un periodista le preguntó a la teóloga alemana Dorothee Sölle cómo le explicaría a un niño qué es la felicidad. "No se lo explicaría. Le tiraría una pelota", respondió. También le rindió homenaje en El fútbol a sol y sombra: "La llaman con muchos nombres: el esférico, la redonda, el útil, la globa, el balón, el proyectil.

Con nombre de mujer…

En Brasil, en cambio, nadie duda de que ella es mujer. Los brasileños le dicen gordita, gorduchinha, la llaman nena, menina, y le dan nombres como Maricota, Leonor o Margarita". Pero más allá de sus connotaciones populares, el vocablo pelota en su origen etimológico deviene del latín pellis, que significa piel y alude a la parte exterior o envoltorio de cuero que recubre la cámara. Con el tiempo la vejiga de carnero mal inflada, que usaban griegos y romanos, fue reemplazada por una cámara de caucho que nació a mediados del siglo pasado, gracias al ingenio de Charles Goodyear, un estadounidense de Connecticut. Pero empezó a rodar por el mundo como una esfera casi perfecta gracias a un invento argentino.

"La antigua pelota con tiento”…

tenía de 12 a 18 gajos largos de cuero; en dos de ellos se formaba la boca, de aproximadamente 8 centímetros de largo, por donde se introducía la cámara, que tenía adosada un pico o tubo por el cual se inflaba. Alrededor de la boca llevaba un refuerzo de cuero y una lengüeta del mismo material, pero más suave y trabajado para aislar y preservar la cámara de roce con el tiento de cuero crudo (5 mm de ancho), que cerraba la boca. El reborde (bubón) que adquiría al ser inflado le restaba esfericidad y ocasionaba lesiones a los jugadores. Había que encontrar una solución que permitiera eliminar el odioso pico que llevaban las cámaras y cuyo repliegue causaba la deformación del balón". Las antiguas pelotas de cuero tenían el defecto de absorber mucha agua, pero esto fue solucionado en los años 1960 con la introducción de los balones fabricados 100% de cuero sintético.

Y en este mundial se llama "Jabulani"…

Así se llama la pelota que está rodando en Sudafrica. Es una palabra del idioma sudafricano zulú que significa "celebrar". El "Jabulani" presenta algunos avances importantes en la tecnología del fútbol. Al pasar las manos por encima del balón, la primera impresión es su extraordinaria textura, que permite un control máximo, un vuelo estable y un agarre perfecto en cualesquiera condiciones, según lo que dice la empresa Adidas que es el fabricante. Los círculos del nuevo perfil recubren todo el esférico de manera óptimamente aerodinámica, y las estrías incorporadas proporcionan unas características de vuelo sin par, lo que hace de esta pieza el balón más estable y preciso de todos los tiempos. La pelota tiene ocho "gajos" tridimensionales ensamblados térmicamente, que han sido moldeados. "La bola es sobrenatural. Cuando le pegas nunca sabes a dónde va a ir, describe una trayectoria muy extraña y para los porteros es complicadísimo saber qué va a hacer". Por ese motivo, esta pelota es liviana lo que determina que cuando le pegan al arco, "viborea" en el aire y se convierte en un misil al patear la pelota.

Publicar un comentario