Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

sábado, 19 de diciembre de 2009

Tiempo de Navidad, Tiempo de agradecimiento...


Como un barco, que marcando su ruta con la estela larga que su paso deja por las procelosas aguas del océano, así marcho en el camino de la vida sorteando los obstáculos que se cruzan en el camino y esquivando algún que otro abismo que de tanto en tanto se presenta en mi azarosa senda…

Sin incitar pasiones ni fomentar agravios, voy por el camino de la vida siempre tratando de dar lo mejor de lo mejor, ahí están mis humildes escritos traídas por los vientos pamperos que en sus confesiones desperdigan letras y palabras, mientras trenzan en algún lugar recóndito un rumor enigmático, pero necesario, en honor de los abuelos, pues en cada uno de ellos hay un mensaje de vida, una lecciónde ética y de moral, una semilla sembrada al voleo con la esperanza que germine en una mente fecunda que lo recepte…

Porque creo en tales palabras, porque, si bien en algunos momentos me angustio, la lucha me impone valor, me despierta nuevos bríos, me encauza por el camino del sano raciocinio, del reflexionar y me acostumbra a dictar mis inclinaciones a conciencia, haciéndome accionar impulsado por sentimientos de fraternidad y afecto…

Tengo la suerte de vivir en la colonia, de nutrirme todos los días con la naturaleza, que enriquece mi vida interior y me regala la visión de un horizonte amplio, donde veo estrellarse el sol en un crepúsculo de esperanza. Tengo también la sabia lección del valor del trabajo que legaron nuestros antepasados, que es la escuela que me formó y me ayudó a crecer...

Pero coincidiremos que todos esos años no han transcurrido en vano porque alguna enseñanza nos han dejado, porque el vivir ya nos enfrenta con la necesidad de aprender originales códigos de convivencia. Y además hemos de coincidir que nada es comparable al hecho esencial de vivir y trabajar en lo que verdaderamente ama…

Sin romper mi entusiasmo, con el espíritu templado, con visión del propio destino, ajeno a los desengaños y sin miedo al infortunio, sabré seguir el camino, con más bríos, con más ansías, más contando con la colaboración y comprensión de muchos de ustedes, las adhesiones y muestras de apoyo brindados durante todo este tiempo.

Gracias al Diario “Nuevo Día” que me cobija; Gracias a los casi cien auspiciantes y patrocinantes de las publicaciones por estar siempre ahí junto a nosotros, apoyándonos y secundándonos en todo emprendimiento que ideamos. Gracias a nuestros lectores por leer, coincidir y a veces disentir con lo que en cada obra le brindo. Son cinco libros, son casi cuarenta fascículos y 715 suplementos, Son catorce años, que en los emprendimientos periodísticos/ literarios es un tiempo que se mide con el corazón…

Gracias por habernos permitido crecer. Gracias, infinitamente gracias a todos, por el enorme espacio que nos han dado en vuestros corazones. Ese es el bien más preciado que he podido cosechar a lo largo de estos trece años de compartir un espacio cultural junto a todos ustedes amigos lectores...

Que el agradecimiento que elevo alcance en forma individual y cada uno y cada cual, que me ha permitido descubrir el sorprendente milagro de la comunicación formando una increíble cadena donde la amalgama de cada eslabón responde a la carga positiva de sensibilidad con que está imantada cada persona de bien…
Publicar un comentario