Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

sábado, 19 de septiembre de 2009

Un nuevo libro de Héctor Maier Schwerdt…


Así lo vio y así lo declama su autor...


Y el premio más valioso para una trayectoria humana, la memoria del corazón, que otros llaman gratitud, y que solo albergan los espíritus nobles…

Qué hermoso es ser encomiado en el trabajo literario que uno hizo con humildad…


El viento perfumado, las sierras erguidas hacia el cielo, como espejos infinitos
reflejan el oro de los rayos y las nubes livianas. Toda la naturaleza susurra
misteriosamente, está llena de cariño, las aves y los animales llevan el
sello de vuestra amistad. Bendita sea la madre tierra con su belleza pasajera,
que despierta el anhelo de la amistad pura y sincera!

Estuve en la Biblioteca como en un paraíso encantador. Vi el cielo como una
profunda copa azul, donde suenan los cantos de los pájaros; escuchamos el
murmullo apaciguador del bosque y la dulce música de las aguas; comimos fragantes
frutos y perfumada miel.

Con la fuerza de la fe en Dios, respiro en cada flor, en la quieta brisa del perfume, en la suavidad del color, en la belleza de lo magno en lo pequeño. Y se extiende en los prados como tapices floridos, corona a los campos con el oro de las espigas y azul de los azulejos, y las almas con la alegría de la contemplación.

Gloria por rodearnos con docenas y docenas de amigos; Como se dulcifica a
los que piensan cuan vivificante es la conversación con ustedes es más blanda que
la unción y más dulce que el panal. La oración da alas y vivifica. Que trepidación
llena entonces al corazón y cuán grande y inteligente se vuelve la naturaleza
y toda la vida! Está la riqueza del alma y fluye el arroyo del canto!

Así les canto a mis amigos disertantes: Luis Omar Baumgertner, Néstor Beier,
Arnd Schmidt, Gladys Meyer, Antonio Burgardt y mi colega Jorge Piaggo. Unir
el reconocimiento y la memoria y celebrar la amistad, me parece un acto muy
humano de justicia. Quiero reafirmar aquí, el profundo sentido que para mí
tienen la amistad y el agradecimiento: «Afecto o cariño entre las personas»;
«Afinidad, conexión», nos señala el Diccionario.


Y si estábamos allí reunidos los que estábamos y otros que nos acompañaron
a través del misterioso hilo que ata ausencia con presencia, es porque
sentimos afecto y cariño entre nosotros, porque a pesar de las posibles diferencias,
propias de todo diálogo inteligente y creativo, hay afinidades sutiles y conexiones
invisibles que nos unen y alimentan y nos mantienen aún con fe en
esta raza humana.

Y no sólo fue la obra lleno de sentimiento de Luis Omar, y las sentidas

palabras pronunciadas por Néstor, Arnd, Gladys, Antonio y Jorge, reforzadas y
aplaudidas por el resto. Mis agradecimientos a las autoridades del Club El
Progreso, en la persona de su presidente Ing. Claudio Holzmann, que lo vi y admiré,
cómo acarreaba sillas y más sillas porque los de que habíamos previsto no
alcanzaban. Vaya también mi gratitud a la entusiasta y dinámica gestora cultural
del pueblo, a la cual debemos tantas presentaciones de libros y actos relacionados
con el libro y la literatura, siempre piensa, desinteresadamente, que es tiempo de valorar a su biblioteca... Patricia Mellinger. Agradezco, pues, su compromiso para hacer de la cultura
un bien de primera necesidad. A todos los que estaban presentes y en fin a la colonia toda, por este significativo estímulo que recibo en diálogo con mi obra, conmigo mismo, en la voz de mis amigos que se volvieron poetas para cantar mis escritos y que ahora comparto, plural y
feliz, con todos ustedes. Muchísimas gracias



Publicar un comentario