Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

domingo, 8 de diciembre de 2013

(3ª Parte) Las supersticiones que se volvieron tradiciones en el transcurrir de los siglos… Las supersticiones nuestras de cada día… El origen de guardar luto y vestirse de negro...


Los orígenes de muchas de las supersticiones que aun conservamos son reliquias de otras culturas más antiguas que la nuestra. Toda superstición evoluciona a raíz de algo.
La mayoría de las supersticiones nacieron durante la edad media, en una época en la cual el analfabetismo, la pobreza , las enfermedades y la muerte estaban a la orden del día. En esta situación, el fuego y sobre todo la religión, se convierten en los únicos medios capaces de acabar con el sufrimiento y purificar el cuerpo y alma, con lo que se convierten en la principal fuente supersticiones.
Sin embargo, la mayoría de las supersticiones derivadas de la religión  tiene su origen en las religiones primitivas anteriores a ellas, en las cuales se creía que la magia ofrecía un poder sobrenatural que protegía frente a los malos espíritus.

El origen de guardar luto y vestirse de negro


Estas antiguas creencias proceden de distintos países y las vamos incorporando a nuestra tradición. La gente se viste de negro en señal de duelo por el fallecimiento de una persona querida, pero ¿De dónde viene esa creencia o qué se pretende conseguir? Como siempre, en la vida cotidiana, vamos a intentar resolver está incógnita

La antiquísima costumbre de vestir de negro en los funerales, muy extendida en toda la cultura occidental, pretende significar una manifestación de respeto hacia el difunto. Sin embargo, la procedencia de esta tradición no está tan clara. Distintos estudios antropológicos coinciden en señalar como su posible origen el miedo ancestral de los vivos a ser poseídos por los espíritus de los muertos. Así, en los ritos funerarios los hombres primitivos pintarían sus cuerpos de negro para impedir, al quedar camuflados, que el alma del fallecido encontrara un nuevo cuerpo donde sentarse.

Cuando se pierde a un ser querido, existe la costumbre de vestir de negro en los funerales y durante cierto tiempo como señal de duelo y dolor. Sin embargo, el hecho de que el negro transmita tristeza y seriedad no es la única razón por la que sea éste el color elegido para acudir a un entierro.

Según varios estudios antropológicos, antiguamente existía la creencia de que en el momento en el que alguien fallecía, su alma salía del cuerpo y buscaba uno nuevo en el que poder estar. Este miedo a ser poseídos por los espíritus de los muertos, hizo que entre las tribus primitivas se extendiera la costumbre de pintar sus cuerpos denegro. Así, al estar camuflados, el alma del fallecido no podría encontrar un nuevo cuerpo que ocupar

Para conocer los inicios de esta creencia, que por cierto, no es aplicable en todos los países, nos tenemos que remontar muchísimos años atrás en el tiempo. Tanto que aún creíamos en seres mitológicos y la ciencia tenía tan poca presencia que la sustituíamos por fabulas e historias fantásticas.
Pues bien, por aquella época, cuando fallecía una persona, se asumía que volvería a la Tierra en forma etérea, por lo que los seres queridos se “ocultaban” con ropas oscuras para “pasar desapercibidos”. Creo que estoy añadiendo muchas comillas pero es para intentar ponernos en la mente de lo que se les pasaba por la cabeza a nuestros antepasados.
A partir de aquí se fueron adaptando las vestimentas conforme a cada civilización, aunque en nosotros, como somos muy tradicionales seguimos a la antigua usanza.

Esta hipótesis es corroborada por el hecho de que los habitantes de ciertas tribus africanas cubran su piel con cenizas blancas en los funerales, escondiendo así el color negro de su epidermis a la vista de los espíritus. Algo parecido sucede también en la India, donde tradicionalmente el color del luto es blanco, en contraposición a la tez morena de sus habitantes.

El luto blanco

¡Venga ya! ¿O sea que no sólo ya no se “ocultaban” de los seres etéreos si no que encima vestían del color totalmente opuesto? Pues sí. En la época medieval, salvo contadísimas excepciones era siempre el rey el que fallecía primero, por lo que casi siempre eran las mujeres las que tenían que asumir el luto. En aquella época se puso de moda vestir con ropa blanca, sobre todo en Europa, e incluso en España también fue así. Un día cualquiera un personaje importante decidió retornar la costumbre de vestir en negro para guardar luto y así se ha seguido hasta nuestros días.

Curiosidades de algunos países o civilizaciones

No es lo común celebrar el fallecimiento de un ser querido pero como en la “viña del Señor” hay de todo vamos a contaros algunas curiosidades sobre el luto

·         Las indias americanas (¿no ha pasado tanto tiempo histórico no?) se mutilaban un dedo en señal de duelo cuando perdían al cabeza de familia.

·         En la Grecia antigua se introducía una moneda bajo la lengua (o dos monedas sobre los ojos, como en la película Troya) para pagar el peaje a Caronte y cruzar al otro mundo.

·         Los Vikingos y los faraones egipcios eran enterrados con todas sus posesiones y regalos para continuar con su estatus social en la otra vida.

·         En algunas regiones de África celebran una gran fiesta para celebrar el último día del difunto y que se vaya “contento”.


·         Sólo en España, Grecia y Portugal y Sudamérica  la vestimenta de luto dura toda la vida. Esta expresión la podemos ver (cada vez menos) si observamos a ancianas o personas mayores comprando o en misa.
Publicar un comentario