Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

jueves, 13 de junio de 2013

Dimes y diretes colonienses... Menos crítica y más compromiso...



Si en vez de criticar nos sumáramos para ayudar a 

solucionar lo que criticamos, que distinto sería todo. 

Qué fácil resultaría la convivencia. Y cuántas personas 

más se atreverían a trabajar por el bien común. Pero 

claro, es más sencillo opinar desde la tranquilidad de un 

bar o desde la tibieza del hogar, viendo un partido de 

fútbol, que acercarnos y ofrecer nuestro apoyo: no vaya 

a ser cosa que tengamos que colaborar y mucho menos 

que comprometernos. ¡Dios nos salve de eso!...


Es cada vez más frecuente ver como todos le escapamos 

al compromiso y como todos, también, asumimos el rol 

de jueces de todo aquel que posee la buena voluntad de 

trabajar por el bien de su comunidad. A tal punto ha 

llegado esto que apenas alguien asoma la cabeza con 

una idea, sea cual fuere, que ya le declaramos la guerra 

y, desde la oscuridad del anonimato, nunca 

públicamente, comenzamos a golpearlo, más de las 

veces injustamente, con el sólo propósito de verlo 

desistir y abandonar lo que, de haberse concretado, 

hubiera sido un hecho positivo para todos, pues un 

logro social o comunitario, concretado desde una 

institución o hasta de manera particular, siempre 

redunda en beneficio de todos, hasta de los que critican 

por criticar…


Esta carencia total de compromiso y este exacerbado 

sentimiento que nos lleva a la crítica por la crítica 

misma, ha degenerado en la realidad actual, donde es 

evidente un clima de inactividad y silencio que hacía 

muchos años no se producía en las colonias. Que 

siempre se caracterizaron por la pujanza de sus 

habitantes y el ímpetu de hacer y construir y trabajar 

pensando solamente en la comunidad. Sólo basta 

observar la soledad en la que trabajan algunos 

dirigentes y el ostracismo en que sobreviven algunas 

instituciones para percatarnos de esta fatal realidad. Tan 

fatal, que ni aún un año electoral ha logrado 

despertarnos…


Debemos concientizarnos de que es imposible que la 

crítica por la crítica misma va a desencadenar cambios y 

generar una realidad acorde a nuestros deseos. 


Tampoco va a producirlo la hipocresía de mostrarnos de 

acuerdo con alguien en público y criticarlo en privado. 

Como tampoco los producirá la circunstancia de mirar 

para otro lado, cuando no estamos de acuerdo con algo 

o con alguien. Y menos aun cuando aceptamos el fatuo 

liderazgo de personas que nunca se han jugado por 

nada ni por nadie y que aprovechan el momento para 

llegar a donde nunca hubieran llegado en situaciones 

normales…



Se dice que los pueblos tienen el destino que se merecen. Está en nosotros que ese destino sea de grandeza... o no. El futuro será nuestro juez. Y como tal, es inapelable.
Publicar un comentario