Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

martes, 9 de octubre de 2012

LA ASOCIACIÓN WOLGADEUSTCHE ABRIÓ LA CASA DEL FUNDADOR PARA PRESERVAR LAS ANTIGUAS COSTUMBRES...


Fohreiter, Loftipier unos  juegos que muchos recuerdan y que responde al ingenio de los niños que utilizaban recursos de poco valor y muy sencillos para jugar en pretéritas épocas. Pretenden llevar adelante actividades culturales, sociales y rescatar antiguas costumbres, juegos y objetos típicos de la inmigración alemana del Volga.  


Una modesta y antigua casa ubicada en la última cuadra de la avenida 11 de Mayo de Pueblo Santa María, es a partir de los esfuerzos de la Asociación Wolgadeustche, la Casa del Fundador, donde habrá venta de comidas típicas y entretenimientos, juegos, exposición de antiguas maquinarias entre otras cosas.



Dentro de la antigua y típica modesta casa de estilo alemán, con su fachada de ladrillos a la vista, fueron ubicados muebles antiguos en donde se destaca una cama matrimonial con respaldos de bronce plateado con sus cobijas cubiertas por un cubrecama de hilo bordado.


Pero no sólo los muebles llaman la atención, ya que a pesar de la modestia de su construcción, su interior luce con sus paredes bien revocadas y su piso es de madera machihembrada de pino tea, y sus gruesas paredes, asentadas en barro dan la sensación de que en su interior se vivía al abrigo del frío.


Otra de las cuestiones que fue rescatado unos antiguos juegos infantiles llamados fohreiter que consiste en un aro de metal que se hace y con un alambre doblado de forma especial se lo empujar y hace girar por una pista. La competencia la gana aquel que haga el recorrido en menor tiempo y que además acumule menos faltas. Y Loftipier, que consiste en caminar con unas latitas atadas con hilos y manejarlas con la mano.


El juego fue muy popular en épocas no tan lejanas donde era dable ver chicos caminando o corriendo por la calle detrás de los aros. Estos en la mayoría de los casos eran tomadas de ruedas de carro en desuso y originalmente servían para darle fortaleza a la maza central de la rueda. Y los Loftipier que consiten en caminar en unas latitas.



El presidente de la Wolgadeusche, Daniel Minig se mostró muy complacido por la respuesta de público e indicó que adquirió la casa y el gran terreno que la circunda con el fin de crear allí la Casa del Fundador. Se proponen devolver le su aspecto original, que conserva en gran medida, pero que desean profundizar.
También dijo que los fondos del terreno son de 190 metros de largo...






Publicar un comentario