Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

sábado, 20 de octubre de 2012

Fantástica y colosal obra de teatro en alemán antiguo… Des wor mechtij schein… wunderbarschein…


Mir ene lacht und aug poor treine sai ge’lohwe, weigene mir ene sum eschte moul unser dialek and Teather ge’eird… (Nosotros reímos y lagrimeamos porque escuchamos por primera vez una obra teatral hablada en nuestro dialecto)  


El Grupo de Teatro “Die Drittkoniere” puso en escena el rescate de un sonido muy entrañable a Nuestra Gente: la musicalidad de las palabras que resonaban y resuenan en los hogares, en las calles, en los trabajos, en los lugares de encuentro. Todavía existen pequeños refugios (cada vez menos). Y la única manera de apoderarse de un sonido es reproduciéndolo por medio del Arte Escénico y ellos encontraron una manera de “guardar”, atesorar, restaurar, las voces de “von unserlait” a través del teatro...

                                                                    Oscar

"Divertida y curiosa obra"


Y se presentó con una obra tan diáfana, tan plena de humor y de amor, tan bien traducida al idioma cotidiano de las colonias, que es digno de destacar y valorar en su justa medida  el gran acierto que presentó el Grupo, bajo la dirección de Oscar, con la ópera clásica de Moliere “Tartufo”, Y son tan ciertos los diversos planos de interpretación posibles que, a guisa de ejemplo, algunos que se me ocurren: hay en la superficie de esta comedia brillante, una familia con simpáticos personajes que comienza por imprimirle un saludable aire de ternura y simpatía. Hay un definido retrato de caracteres y aún una aproximación al perfil de un pueblo, el alemán del Volga, muy particular y preciso. Pero por encima de pueblos y maneras de ser, como moraleja, nos deja la enseñanza bíblica: “quien esté libre de pecados…). Pocas veces quienes vemos teatro, tenemos la oportunidad de salir de una sala con el ánimo ya retemplado, después de asistir a una lección de alegría tan vitales. Y esto, en épocas como las actuales, no es poca cosa…


La aparición de personajes habituales en las colonias alemanas, hacen que sea una comedia de Alto Vuelo, graciosa, que rompe con las situaciones  ordinarias, que están acostumbrados a mostrarnos. “Tartufo de Moliere” en una versión libre en alemán antiguo, cuya idea, traducción, dirección y puesta en escena es del talentoso director Profesor Oscar Recovski, nos provoca curiosidad, nos sorprende y nos divierte. Los personajes que van apareciendo en casa de un próspero hombre de campo, y muy cristiano provocan situaciones humorísticas y divertidas, en aumento. La situación se complica y los enredos van increscendo hasta hacernos desear que la obra no termine nunca. Por momentos aparece el discurso aleccionador... pero le da más suspenso y solidez al espectáculo.
La excelente pluma y dirección de Oscar y el nutrido grupo que interpreta con su gran conocimiento del teatro, garantizan que “Tartufo” sea una comedia reidera, humana y a la usanza nuestra...


"El pasado es un arma cargada de futuro"


"Toda discusión sobre la valoración crítica de la comedia –si su calidad debe medirse por la cantidad de risas que produce- se beneficiaría. Hay en la obra situaciones cómicas, otras directamente risibles, réplicas chistosas; pero cada uno de estos momentos, que no escasean, tiene un regusto, convoca una reflexión del espectador. La vida que muestra la obra es la realidad tal cual era en la antigüedad no tan lejana; pero también encontramos al mundo no menos humano, del deber ser. Así cumple Oscar Rekovski con el mandamiento de Moliere, cuando dijo que el teatro debe pintar la vida como es pero también, un poco, como debiera ser; dictamen paralelo a la frase de Wilde de que no había mapamundi completo que no contuviera el dibujo del país de la Utopía…


Gracias al poderoso espíritu de síntesis de Oscar, que no dispersa, sino que enriquece el cuadro con nuevas dimensiones; nadie tiene toda la razón y nadie está totalmente equivocado y todo se encaminará, final y felizmente, hacia un nuevo compromiso creador." Y lo pequeño se nos reveló al fin, en la dialéctica del teatro, grandioso y conmovedor."…

"A través de la risa"


La obra es ejecutada por los actores con el propósito de demostrar la imperiosidad de guardar las tradiciones y costumbres de nuestro particular lenguaje, una forma de defender los recuerdos. De la realidad-ficción, surge un realismo reflexivo que erradica el realismo ingenuo o trivial, debilitando la estática lineal que confundiría, en una suerte de coincidencia abusiva, lo concretamente representado y su imagen. Alcanza un clima donde se vincula –sin mezclar-, la percepción y la conceptualización; la pura emoción y la historicidad. La pieza es una alegoría transparente de lo que era la realidad que, (recrea, con gracia y calidez) las concepciones culturales atávicas. La madurez estética les permite manipular las tensiones, a través de un certero trazo textual, que carga la acción de sentido reidero tanto como la aligera con el chispazo de un humor finamente compuesto. El crescendo se hace vital, dinámico y los conflictos se revelan, atinadamente, mediante pronunciamientos de buena comicidad con prescindencia de artilugios estrepitosos...


En la forma astuta en que está planteada, la obra lleva al interés de todo público, que sin duda transcurre con el creador de tan loable ideario, placenteramente, el peso de las tradiciones familiares y culturales y la proyección de los herederos de dichas tradiciones en los nuevos tiempos constituyen las piezas fundamentales que pone en juego. Sin olvidar en absoluto esa ascendencia aquí reflejada en la inefable aparición de un familia con el fuerte patriarcado que le preocupa la descendencia propia y ajena en un mundo más integrado. Lejos de inclinarse por el manejo de una historia de ribetes, prefiere echar mano del lenguaje del humor, apelando al buenhumor de las comedias.



(OASIS)

Adaptada, traducida, por el talentoso director Oscar Rekovski, fue estrenada por un grupo  de intérpretes locales con favorable repercusión de crítica y público. La obra dura alrededor de noventa minutos, está hábilmente estructurada planteando con acierto y gracia diversas situaciones, oscilando entre lo divertido y lo reidero. 

Las magnificas actuaciones de los personajes… son por orden de aparición: Lorena Bohn, Juana Schneider, Melisa Streitenberger, Juany Geringer, Alicia Schneider, Graciela Schneider, Rubén Rohwein, Atilio Grenz, Héctor Sauer, Ivan Weisbeck, Claudio Graff, Abel Schneider y Luis Rohwein Diseño Gráfico: Agustín Sieben; Maquillaje: María Villanueva – Ivana Pousa; Realización Escenográfica: Goyo Streitenberger; 

La producción a cargo del Grupo de teatro “Die Drittkonire”. Bajo una Idea, Traducción, Dirección y Puesta en escena de Oscar Rekovski. Dios les conceda mil veces bendiciones por la noche divertida y alegre que nos hicieron pasar. Y ojalá que este sea el comienzo de una nueva era para teatro coloniense, material humano poseemos y del bueno.  

Publicar un comentario