Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

martes, 28 de agosto de 2012

Historia de vida… de Miguel Detzel… "una buena persona y un buen carpintero"... Epílogo


“Del galpón a la cocina, de la cocina al galpón, siempre trabajaba, no había tiempo para pensar en maldades, a mí se me fueron los años como el agua entre los dedos, cuando me quise acordar ya era un hombre viejo, un hombre que siempre traté de hacer todo bien, tanto en el trabajo como en mi vida y tengo hijos que no tienen títulos pero son muy buenos y eso los llena de orgullo”…


El apodo…

El abuelo cuando vivía en el Volga trabajaba en las ruedas hacia las masas, y los agujeros para colocar todo. Un día cayó tanta nieve que el vecino tuvo que venir con la pala para sacar la nieve.  Allá caía una nieve pero más grueso y se llamaba klathais y el abuelo decía: está cayendo nathais con “n” y ahí quedo el sobrenombre. Y ese apodo pasa de padres a hijos A mi papá y mis tíos también lo conocían por “nathais”, porque cuando preguntan por Miguel Detzel, nadie me ubica pero cuando preguntan por “Nathais” ahí me ubican enseguida. Cuenta otra anécdota que el cura párroco había encargado maderas para los bancos de la iglesia y cuando él las quiere retirar le dicen que no había maderas a nombre de Miguel Detzel. Se fijaron en el pedido y estaba a nombre de Miguel “Nathais”. De otra manera no me conocen. Es un apodo.


Habla de las fotos de su padre. Menciona que tiene fotos de Cipolleti con el papá, de un taller, muestra fotos de sus abuelos. El papá de mi mamá era Pedro, casi iba a ser cura. .

Comenta la actualidad…

Resalta que hoy día hay mucha envidia. Para mí es un orgullo que el vecino haga una pieza para los chicos, cambie de auto, compre una heladera, porque es un hombre que trabaja. Uno se gana el respeto porque uno respeta. Yo siempre fui respetuoso. La historia de antes con la actual es muy diferente, antes yo no tenía ni un par de zapatillas, tenía que llevar las bolsas en las cosechas descalzo y ahora los chicos ya andan con su 0Km. Todo cambió mucho, pero antes éramos más felices.

Ahora tengo la casa equipada, la despensa siempre con reservas, la heladera, cocina, lavadero, baño… antes no teníamos nada. Mi mujer y yo cobramos la jubilación y con eso pagamos los impuestos. Cuenta cómo se las ingenia para tener comodidad en su casa, la disposición del tanque de agua para no derrochar agua, el sistema en el baño para que la mujer pueda tocar cadena ya que no podía levantar el brazo y la alacena para que la mujer llegue a extraer los alimentos ya que está muy alta. La casa la reformo cuatro veces para su comodidad… Todo lo que cuento es la verdad y me gusta desahogarme.

Por suerte siempre tuve trabajo cuando me inicié hasta que dejé. Siempre tuve gente que iba a mi taller, Todo lo que tengo se lo debo al pueblo… 

                                      Puerta hecha por sus manos

Su mujer se llama Rosa Clementina Jacob. Estamos juntos 65 años Es una mujer sencilla y  coqueta, muy bondadosa y afable. Hablan con mucho orgullo de sus hijos y de sus nietos: Pancracio, Luis, y Carlos y Rosa, que le dieron 8 nietos y tres bisnietos y otro por venir. Les aconsejo a mis hijos que cuiden sus puestos, cuiden sus trabajos, sean respetuosos, honrados y honestos. Que esto sea su carta de presentación a cualquier lugar que vayan.









Publicar un comentario