Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

domingo, 8 de julio de 2012

Lothar Hermann… La verdad hace la justicia!!...

                                           El sr Osvaldo Bayer una persona que siempre busco la verdad, recibio a Liliana Hermann
                                          en una charla sumamente interesante brindo su aporte como gran historiador al reconocimiento 
                                          publico de Lothar Hermann , gracias Osvaldo!!


A fines de 1955 Lothar se mudó a Coronel Suárez, ciudad ubicada en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires. Desde allí siguió enviando cartas para que se llevaran al criminal nazi. En 1960 escribió a Israel para que le reconocieran su labor, sino iba a contar lo que había pasado en el secuestro. La respuesta fue que tenía que callarse la boca o si no atenerse a las consecuencias... 

Lothar decidió comunicarse con Friedman. Él no quería sólo el dinero, esperaba que juzguen al criminal que participó en los crímenes más atroces de la historia. Pero cuando el investigador volvió a informar el dato a las autoridades israelíes, recibió como respuesta la burla por la incapacidad visual y el estado emocional de Lothar.

Abandonado a la deriva

Hermann decidió mandar cartas al Estado de Israel para solicitar la recompensa ofrecida por cualquier dato sobre Eichmann, sin recibir ninguna contestación. En una de las misivas, planteó que el secuestro se vio envuelto de extorsión y engaños.

Unos días más tarde, una ola de periodistas llegó a Coronel Suárez desde España, Alemania, Inglaterra. Una noticia había dado vuelta al mundo: Méngüele, el doctor muerte de los campos, era Lothar Hermann.

                                  Casa en  Coronel Suarez que vivió durante veinte años

A partir de esta acusación, otra pesadilla comenzaba para Lothar, y apenas horas después fue arrestado. En la cárcel fue interrogado y maltratado por la policía sin jamás entender por qué razón estaba privado de su libertad.

La policía envió toda la documentación de Hermann a las autoridades de La Plata, donde se había iniciado el expediente de Josef Méngüele. Tras comparar los dos legajos, la Embajada de Alemania pidió en reiteradas oportunidades información de la causa iniciada a Hermann a la Justicia, iniciativas que jamás tuvieron respuesta.

Haber denunciado a Eichmann no era lo peor para Lothar, sino las consecuencias para su vida: Silvia no pasaba un buen momento con su padre procesado como criminal nazi y su madre con cáncer de pulmón. Durante casi 10 años de su vida, Hermann vivió ocultándose.
Los vecinos colaboraban para que la familia estuviera a salvo, ya que habían recibido varias amenazas de los Eichmann por haber denunciado a su padre. A todo esto, la policía bonaerense lo investigó en varias oportunidades, sin tener contemplación de su edad y su condición. Su esposa falleció en 1962 tras soportar la dura enfermedad. Esta fue la última vez que Lothar vio a su hija.

                                                   Liliana Hermann y Gaby Weber



El engaño israelí

Durante años, el reclamo para que le devolvieran sus propiedades en Alemania y una compensación por lo sucedido con su familia no obtuvo respuesta. El juzgamiento de Eichmann en Israel hizo cada vez más distantes esos pedidos.

Por su parte, Tuviah Friedman debió soportar la humillación de ser acusado de realizar investigaciones falsas. Él se defendió aduciendo haber sabido el paradero de Eichmann en 1959, gracias a Hermann. Luego de pasar la información a sus superiores, Friedman solo recibió una orden: callarse o desaparecer. Él conservó cada carta de Lothar, ya que sería su comodín a la hora de defenderse. Luego emigró a EE.UU., amenazado de muerte.


En 1971 Lothar Hermann vivió los momentos más difíciles de su vida. Un cáncer invadió su cuerpo y tuvo que realizar un tratamiento mensual en un nosocomio porteño, siempre y cuando la policía lo autorizaba. Ante esta nueva complicación, le envió una carta al primer ministro israelí para solicitarle la recompensa negada durante años. Al cabo de unos meses recibió una respuesta: Israel aceptaba pagar la recompensa de U$S 500 por mes para pagar los gastos de su enfermedad.


Lothar Hermann murió en 1974 y fue sepultado en el cementerio municipal de Coronel Suárez. Pasados 27 años, un familiar encontró su tumba desértica, que fue profanada, y en la que aparecía como un NN sin gloria alguna y sin admitir todavía que fue él quien hizo justicia por el Holocausto. En 50 años se hicieron cientos de libros, varias películas y documentales, pero sólo pocos lo nombraron y se burlaron. Lothar Hermann dio su vida realmente por la Justicia.

Su tumba está actualmente como NN en el cementerio municipal de Coronel Suárez. Hay registros de este abandono, como una serie de fotografías, las cuales expresan el estado de abandono y olvido de la sepultura de quien en vida tuvo una labor fundamental para la captura de Adolf Eichmann. Realmente tenemos que hacer algo para cambiar una historia de 50 años, llena de mentiras…

Y esa historia va a comenzar a escribirse de vuelta a partir del próximo 13 de agosto, día en que las autoridades argentinas, alemanas y especialmente la israelí y varias instituciones de Derechos Humanos darán el debido reconocimiento al verdadero gestor de la captura de Eichmann y su sepultura no será  nunca más, una sepultura NN...
Un 1 de julio de 1974 se apagaba la luz enérgica de un autentico luchador antifascista como lo fue Lothar Hermann. Lejos de su hija y su familia quien vivió con temor en el anonimato toda su vida por un simple hecho, descubrir, perseguir y llevar a la captura a Adolf Eichmann…


El silencio de su historia no se pudo ocultar, su valentía será reconocida este 13 de agosto de 2012 por autoridades de Argentina, Israel y Alemania quienes lo recordaran abriendo un nuevo camino hacia lo justo, millones de luces en el cielo ese día le dirán gracias por tu sacrificio…
Es muy importante comprender que el derecho a saber nuestros orígenes es mas fuerte que el secreto mas oculto durante años, todos podemos luchar solo hay que ser valiente. La verdad hace la justicia!!!!!

*La nota fue realizada en base a información suministrada por Liliana Hermann, sobrina nieta de Lothar Hermann.
Publicar un comentario