Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

jueves, 21 de junio de 2012

Mamáaaa!! yo quiero que vuelva...

El carro del lechero y el cascabel de su yegua. Las vías y los tranvías. 


La nata de la leche. El dulce de leche casero. 


La Malta Palermo, la Bidú y la revolucionaria Bidú-cola. 

El Glostora Tango Club. El Alma que Canta. 



El empedrado desparejo. La pelota de fútbol con tiento. 


El carro del verdulero, y su tano feo y gritón. 

El "Tibist" y "Rataplán". El vigilante y el buzón rojo de la esquina. 

El lustrabotas. El escobero. Viajar colgado "de garrón". El "Yelero". 


La fruta comprada por docena. Las pibas jugando con las muñecas. 

Los picaditos en el potrero. Las casas con zaguán y puerta cancel. 



La yapa. El manisero. La pajarera en el patio. 

La quinta y el gallinero en el fondo. El llamador en la puerta de calle. 





Los zuecos. El cuello duro y los gemelos. El cobrador de la luz a domicilio. 

Los canzoncillos largos de franela. El papel secante. Los discos de pasta. 




El sombrero masculino. Los fósforos "Ranchera". 

Los confititos del boticario. El perramus. 

Las radios Prieto, Callao, Del Pueblo, Stentor, Fénix, Porteña, La Voz del Aire y Cultura. 

La gorra de vasco. El bastidor para bordar que usaban las chicas. 



Los pitos de entrada y salida de las fábricas. La vuelta del perro. 

La libreta del almacén, con tapa casi siempre negra: una para el almacenero y otra para el cliente. 



El muñeco de Geniol. La maquinita de moler café. La escupidera enlozada. 

La garita del vigilante. Las serenatas bajo la ventana. 

Las academias de corte y confección. La libreta de la Caja de Ahorro. 

Las sombrillas de las damas. Los zancos. Las "fogaratas" de San Juan. 


Los primeros tacos altos de las chicas y los primeros pantalones largos de los chicos. 

La malta "Mamita". La "Ovomaltina". El muñeco malcriado. 

El jabón Raffo. La cascarilla con leche. El aceite de castor. 

La moneda de cobre para los chichones. Las alpargatas Rueda y Luna. 



El pedido de mano a los padres de la novia.



si te dejaran volver..." y afloran recuerdos que son jirones de un ayer transitado sobre las  calles de la colonia, con grises cordones y zanjas con ranas y olor a yuyo; cuando a la aldea no la había cambiado aún el modernismo y los baldíos sabían a pelotas acariciadas por zapatillas de goma y alpargatas
Publicar un comentario