Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

domingo, 24 de enero de 2010

¡¡Te acordás hermano, qué tiempos aquellos!!!...


Remembranzas…

Por eso no está mal que seamos nosotros quienes generemos nuestro propio espacio; que podamos recordar con sana nostalgia lo que vivimos, lo que disfrutamos, lo que nos ocurrió, lo que vimos y lo que escuchamos. En definitiva lo que nos formó, nos nutrió y nos hizo ser lo que somos hoy… Por eso es bueno, reconstruir, entre todos, aquel mundo del pasado que nos encontró aprendiendo a vivir...

Y para distinguirnos y reconocernos mutuamente no es mala idea que comencemos por exagerar nuestra condición de maduros a mucha honra... directamente ‘maduros’ asumidos y contentos de serlo...

Los maduros pertenecemos a la generación de argentinos que pasamos de las dictaduras a las democracias. De Illia a Kirschner y de la hiperinflación a la pesificación. De los argentinos que ganamos mundiales pero que perdimos Malvinas. De los argentinos que, asombrados, incorporamos la PC, el psicoanálisis, el sida, internet, los clones, los dvd y los teléfonos celulares...

Cuando nacimos había mateos... pero vimos por televisión la llegada del hombre a la luna. Y pasamos, sin anestesia, de la radio galena al walkman... Tamaña disparidad de escenarios nos llevó, irremediablemente, a desarrollar una fenomenal memoria emotiva...

Generar un espacio para rememorar lo vivido con apelaciones que motiven la activa participación de los lectores, es la base de la mecánica de nuestra nota:


*Aquel tiempo, cuando las decisiones importantes se tomaban con un práctico… ta, te, ti, suerte para ti

*Cuando se podían detener las cosas que se complicaban con un simple... "gancho!... gancho!..."


*Los errores se arreglaban diciendo simplemente... 'No vale, de nuevo... de nuevo...


'*Tener dinero, sólo significaba poder comprarte caramelos en el almacén...


*Jugar a los “Gaillier” con los “Kosser” con corral, carros y todo, podía mantenernos felizmente ocupados durante toda una tarde...


*Siempre descubrías tus más ocultas habilidades, a causa de un ¿A que no te animas?'


*El último que se queda es cola de perro!... Era lo único que nos hacía correr como locos hasta que el corazón se nos salía del pecho.


*Las bombitas de agua eran la más moderna, poderosa y eficiente arma que jamás se había inventado...


*La palabra 'Krieg' sólo significaba arrojarse papelitos durante las horas libres en clase...

*Cuando ganarse un paquetito de masitas era la mejor recompensa de los padres...

*La mayor desilusión era haber sido elegidos los últimos en los equipos del recreo en la escuela...


*Y quitarle las ruedas pequeñas a la bici significaba un gran paso en tu vida.


*Cuando el negocio del siglo era conseguir cambiar las figuritas repetidas por la que hacía tanto tiempo que buscabas


*Todas estas simples cosas nos hacían felices, no necesitábamos nada más que una pelota, una muñeca o los infaltables Kosser y un par de amigos (as) con los que jugábamos durante todo el día...


Si puedes recordar la mayoría de estas cosas y has sonreído... entonces significa que todavía queda dentro de ti algo del niño que fuiste no hace tanto tiempo. Así que envía esto al que necesite un pequeño descanso en su apretada y agitada vida de adulto sentarse a recordar aquellos tiempos que con poco nos hacía tan feliz.

¡Nunca pierdas al niño que llevas dentro!

Por cierto... ¡el último que mande estos recuerdos a un amigo… es cola de perro!!!!!


FOTO) La escupidera enlozada para todo uso, principalmente de noche
Publicar un comentario