Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

sábado, 13 de junio de 2009

Agradecimiento


Decreta. Art. 1º: Institúyase la distinción “Augusto F. Vaso” 2009 al periodista y escritor Héctor Maier Schwerdt, en retribución al mérito por su trayectoria y por lo expuesto en los considerandos del presente”…


Estoy sorprendido y asombrado… todavía por haber sido privilegiado para tan calificado atributo. Al recibir la convocatoria de la Intendencia Municipal para revelarme que había sido seleccionado para la Distinción “Augusto F. Vaso” que en ocasión al ‘Día del Periodista’ otorga la Municipalidad al Periodista Destacado del Año, les aseguro que no había estado ni remotamente en mi cabeza. Siendo honesto, debo reconocer que me produjo una emoción difícil de controlar. Hay noticias que despiertan admiración; otras, suscitan agradecimiento; algunas, llenan de perplejidad. Aún me cuesta explicármelo porque, si bien no soy nuevo en el intento de escribir, pues hace quince años que decidí hacer de ello mi actividad principal, nunca me sentí meritorio de distinción alguna ni siquiera me imaginaba que algún día irían a barajar mi nombre para semejante diferencia. Desde ya que lo recibí con mucho orgullo, serenidad y cautela...
La expresión de gratitud va, en primer lugar, al Intendente Municipal Lic. Ricardo Moccero. Sí un premio se valora por quien lo otorga y entrega, éste tiene para mí el máximo valor… Por lo cual y asimismo elevo mi agradecimiento hacía mi familia que siempre me ha apoyado. A los lectores que siguen las epístolas mías, tanto del suplemento como de los fascículos y los libros. A mis compañeros del Diario Nuevo Día, que tanto me apoyan y finalmente a los más doscientos cincuenta congratulaciones que recibí, no sólo locales sino a lo largo y ancho del país… de Salta, Chaco, Entre Ríos, Capital, La Plata, Olavarría, Bahía Blanca, etc. Tanto las personales como a través de comunicaciones telefónicas, sms, e.mail, chat, y en especial los presentes que recibí de la Escuela Parroquial “Santa María, E.S.P Nº 4, Club El Progreso, Peña Cultural ‘Don Gregorio’, Any Resch, Héctor Krieger, Nelly Lobos, etc. A todos mis perennes afectos… Estamos ante uno de esos momentos en que se mira hacia atrás, en que se repasa la labor de la vida en esta hermosa, compleja y no pocas veces difícil tarea de ser periodista y escritor. Se hace un balance de las obras realizadas y sus resultados, que con el transcurso del tiempo van dejando su huella; También es momento de pensar en quienes nos han acompañado a lo largo de la vida ―que ya va siendo algo larga, pues los años van de la mano de los testimonios ― en todos los colegas, en nuestros compañeros y amigos que de alguna manera más cercana o lejana me han aportado en el crecimiento personal e intelectual; en todos que sembraron en mi valores, conocimientos, habilidades y también emociones...Es momento de pensar en nuestras familias, las que recibimos y las que hemos formado, nuestros seres más cercanos y queridos que nos han acompañado en los años de labor periodística, cuando muchas veces nos concentramos en la obra que estamos elaborando, cuando muchas veces son los primeros en escuchar nuestros proyectos, esos que nos dan consejos y apoyo en todos los momentos, los buenos y los malos: para ellos es también este premio...
Sin embargo, no se trata solo de mirar el pasado para pasar revista y analizar lo hecho, para recordar y reconocer a quienes debo mucho de mis obras y vida; se trata también en este momento de mirar hacia el futuro, ya que este honor nos debe servir. Sí, mirar hacia adelante, hacia lo que nos falta por hacer para merecer el honor que se nos hace. Lo específicamente perfecto no siempre es el mejor trabajo del periodista o escritor. Vienen bien usar las palabras de un erudito "un artículo bien hecho no es lo mismo que un artículo que sale bien. Las abejas estructuran perfectamente los panales y producen una miel riquísima, pero no trabajan porque no son capaces de amar. Lo que importa es la actitud interior, no los resultados"… Aquí está la clave para escribir: tener en cuenta el ejercicio de la comprensión que mira a la dignidad de la persona humana sembrando optimismo esperanzado…
Los reconocimientos comprometen, pues obligan a servir más y mejor y si se la dedica en bien, en la contribución al mejoramiento humano, siempre será provechosa. Siempre que leo, escucho o escribo, el verbo "servir", vienen a la memoria enseñanzas que dan sentido a una vida. Si en este momento silenciara de quién las aprendí, usurparía una honra ajena. Siendo un mérito que me jacto de haberlo obtenido del Rotary Club…
Con la gratitud emocionada por el reconocimiento que se me hizo, con el agradecimiento a todos los que nos han acompañado en la vida, con la mirada puesta en el quehacer futuro, en alentar el desarrollo de nuestra tarea periodística como contribución personal y colectiva a la cultura alemana desde nuestra profesión, con la voluntad de aportar nuestro esfuerzo a la formación de las jóvenes generaciones, con el compromiso irrenunciable de seguir sirviendo a nuestro pueblo, asumimos la máxima que dice “servir es nuestra gloria y no servirnos”. Sembrar servicio es sembrar esperanza. Cuando hago mis escritos, me gusta verlos como el jardín de las simpatías, abierta a la comunidad con afán de servir a la sociedad. Es el árbol de la fe cantado por el poeta con versos que cierran estas palabras de agradecimiento: “Es el amor que alimenta el bosque de la esperanza; ¡feliz aquel que lo alcanza y en el alma lo sustenta!”
A todos y cada uno elevo mi gratitud. Héctor Maier Schwerdt
Publicar un comentario