Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

sábado, 6 de julio de 2013

Por qué somos alemanes del Volga? (2ª Parte) En Rusia: los alemanes


Los miles de inmigrantes alemanes llegaron a la región, mayoritariamente de los estados del suroeste alemán de Hessen, Württemberg, Baden, Palatinado, y Alsacia (hoy Francia), También procedían de Hungría y Polonia, donde algunos alemanes se habían asentado antes. Cuando llegaron debían permanecer en Oranienburg para prestar el juramento como súbditos de la zarina. Luego de muchas penurias llegaron a su destino en barcasas navegando río abajo por el volga unos y otros en carros por tierra hasta el Volga. Pero de lo prometido, aldeas con casas no existía nada, ni un techo protector.



 Aldeas o Colonias

Debían pasar el invierno en casuchas de tierra (semljanka) y de los 30.000 que salieron de Alemania 3.000 murieron en el camino y otros 4.000 en los dos primeros años. La primera aldea o colonia fue fundada el 29 de junio de 1764, la llamaron Dobrinka, luego se fundaron 104 aldeas más en ambas orillas del Volga, cerca de Saratov, conocidas como "colonias madres". 

Durante los primeros 20 años algunas fueron abandonadas y otras se crearon. Cuando la población creció, entre 1820 y 1850, fueron abiertas (la mayoría al sureste de las colonias originales), cerca de 68 colonias más, a las que se las conocía como colonias 'hijas'. Durante los primeros sesenta años los colonos que fueron tratados bien por el gobierno ruso

Si en la investigación genealógica se llega hasta aquí es aconsejable buscar de cuál de las colonias 'madre' procedían, acudiendo al censo de1798 que se hizo en ellas y ubicando el apellido de su antepasado. En 1865 se habían instalado 170 aldeas alemanas y entre 1854 y 1875 fueron creadas pequeñas colonias menonitas. Entre 1838 y 1880 se habían multiplicado la cantidad de aldeas que circundaban el río hasta llegar a 583

                                                              Drobinka

Un proverbio ruso dice: “paciencia y tiempo vence a todo”. después de los primeros penosos años, les fue mejor. Poco a poco se fundaron nuevas colonias, adquirieron nuevas tierras, cruzaron el Volga buscando nuevos horizontes, pero siempre en busca del progreso. No faltaron invasiones de los pueblos nómades, miles fueron llevados a la china siendo vendidos como esclavos

La vida en el Volga

Cada colonia poseía escuela primaria y varias de ellas escuela secundaria. Como cada uno estaba pendiente de todo y todos de uno, el sentido de la solidaridad estaba muy desarrollada, lo mismo que ayudarse entre vecinos unos a otros.

Con excepción de los meses de invierno, había mucho que hacer durante todo el año. Ni bien se había derretido y despejado la nieve, empezaban las labores del campo. Los campos arados en el otoño con sus enormes cascotes que hacían de retenedores de nieve, se preparaban y desmenuzaban con las rastras de dientes y rastras planas para la siembra de primavera, sembrándose avena, cebada y centeno. En caso de que el trigo de invierno se hubiera helado, se volvía a sembrar en el mismo campo trigo de verano. Le seguía la siembra de maíz, o el preparado para la siembras de sandias.

El campesino iba al campo, tomaba unas espigas, las desgranaba en la palma de la mano para cerciorarse de que ya estaba el trigo listo para cortarlo. Llevaba algunos granos a la boca para comprobar si estaban maduros (de acuerdo a su textura) o debía esperar. Era costumbre que para el día de San Juan, el 24 de Junio, llegaba la vida agitada a las aldeas. En todas partes se veían carros con horquillas, rastrillos y toneles con agua para llevarlos a los campos y dar comienzo a la trilla.

Se aprovechaba en este tiempo de sembrar y plantar productos de huerta, repollo, pepinos, cebollas, papas, tomates, zapallos entre otros. Se realizaban los encurtidos y conservas pensando en el autoabastecimiento en el invierno. En los meses de invierno todo animal debía estar en su establo, se le racionaba pasto seco, rastrojo y granos de segunda calidad que no eran comercializados. En muchos casos esos establos estaban al costado o debajo de las casas. Allí convivían vacas, gallinas, pavos y cerdos. Nuestra gente al comenzar el invierno se proveía de leña, realizaba las carneadas y se abastecía de harinas y legumbres.

Las casas estaban construidas con techos de chapa de dos caídas con una ventana pequeña al frente en la parte superior del techo.


(continuará)

Publicar un comentario