Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

domingo, 24 de marzo de 2013

El Papa Francisco… La designación del Papa, no solo cobra valor por ser el primer americano en llegar al Vaticano, sino que además es el primer jesuita en liderar la Iglesia Católica...


La elección del nuevo Papa ha despertado el interés ya no sólo de todos los fieles cristianos del mundo sino de la comunidad internacional, pues su figura tiene un impacto mediático indudable. Es evidente que este hecho despertará diversas y variadas reflexiones y especulaciones sobre cómo será el pontificado del sucesor de Pedro y, en este sentido, también quiero dar mi humilde opinión, en clave simbólica, de lo que me parece que puede suponer este nueva elección, la cual deseo fervientemente que sea no la de un Papa más sino la “del Papa”…


La nota simbólica que se puede destacar tiene que ver su ser jesuita… 

Por lo pronto es el primer jesuita a lo largo de la historia que llega a Papa. Desde que San Ignacio de Loyola fundara la Compañía de Jesús se ha vivido en su seno diversas etapas de expansión y disminución, exclusiones de países…

Revolucionaron, en materia religiosa, la Colonización Germana del Volga desde 1790 hasta casi 1820 (próximamente escribiré un artículo sobre los jesuitas)…

 Pero si algo define a esta congregación religiosa es su buen hacer, el estar siempre presente en situaciones de frontera (difíciles), el poseer una espiritualidad rica y profunda nacida de los Ejercicios Espirituales que propuso desde el principio el santo fundador. Los jesuitas están al mismo tiempo cerca de la vanguardia, abarcan todo tipo de sectores desde las diversas obras apostólicas que tienen en los cinco continentes...

Considerando éstas y otras tantas razones de peso, se puede augurar un nuevo liderazgo de la Iglesia que podría ser fresco y que busca el magis, como lo definió San Ignacio. Francisco asume y sintetiza en su persona dos de las espiritualidades más ricas y profundas de la Iglesia: su ser jesuita y, en su nuevo nombre, un ser que aspira a lo franciscano…

Otro aspecto tiene que ver con el valor de la cruz pectoral que llevaba puesta cuando se asomó al balcón vaticano para presentarse al pueblo del Roma... 


No era de oro ni de plata, era de bronce. ¿Podríamos intuir en este símbolo una nueva y necesaria actitud de la Iglesia de acercamiento a una sencillez y pobreza necesaria? ¿No tendrá que ver el nombre de Francisco y el material de la cruz con la espiritualidad de San Francisco de Asís que abrazó la pobreza como rasgo evangélico fundamental?...


El nombre de Francisco revela muchas cosas... 


Siempre se ha dicho que el nombre que escoge cada Papa habla de cómo será su pontificado. En este ocasión el nombre asumido es nuevo, ninguno de los 265 Papas anteriores lo habían utilizado. El purpurado parece marcar desde este momento un antes y un después. Si recordamos vagamente quien fue San Francisco de Asís no tardaremos en darnos cuenta de que el santo del siglo XIII ha sido uno de los mayores santos de la historia cristiana. En su juventud recibió una llamada que marcaría no sólo un antes y un después en su vida sino que también lo hizo en toda la Iglesia: «Francisco, repara mi Iglesia». En un primer momento el santo de Asís pensó que tenía que arreglar un pequeña ermita de su pueblo, pero no tardó mucho en entender que la llamada que el Señor le hacía tenía que ver con la Iglesia Universal. ¿Será ésta la misma llamada que el Papa Francisco ha escuchado?...


La última nota que quisiera destacar tiene que ver con la petición que hizo el nuevo Papa cuando se presentó al pueblo… 


Francisco pidió al pueblo de Roma que, antes de dar la bendición “Urbi et orbi”, fueran ellos quienes bendijeran al nuevo Papa. Este gesto nos remonta a la vida de las primeras comunidades cristianas pues, entonces, era el pueblo quien por aclamación popular nombraba al nuevo obispo que lideraría la comunidad. ¿No estaría rescatando el Papa parte de aquella historia en la que el pueblo cristiano tenía la palabra definitiva en la sucesión apostólica? ¿No estará acercando su figura a las necesidades del pueblo?

Se puede decir y se dirán muchas cosas que surgen a voz de pronto de esta nueva elección. Algunas de ellas encontrarán sus fundamentos en la historia y en la trayectoria del hombre que ha asumido esta tarea en un momento difícil y complicado de la historia de la cristiandad. Ahora queda la esperanza, soñar, esperar a que el navío que es la Iglesia vire hacia aguas más cálidas, cercanas a la realidad y fraternas.


Tres pilares claves que pregona el Papa Francisco… Amor, Humildad y convivencia…

1)    Amor: un amor personal a Jesucristo, cuyo conocimiento cada día más íntimo
pedimos “para que mejor podamos amarle y seguirle”19. Jesús, a quien
pretendemos seguir profundamente, como Ignacio lo pretendió; ese Jesús, Hijo de
Dios, enviado a servir, venido para hacernos libres, entregado a la muerte y
resucitado de entre los muertos.

2)    Humildad: siendo conscientes de que en la Iglesia y en el mundo hay muchas
tareas de gran valor e importancia, que nosotros, como sacerdotes y religiosos,
inspirados por un carisma peculiar, no podemos asumir. E incluso en aquellos
trabajos que podemos y debemos tomar nos damos cuenta de que debemos estar
prontos a trabajar por los demás: con los cristianos, con los que tienen otras
creencias, con todos los hombres de buena voluntad. Prontos a desempeñar un
papel subordinado, de apoyo, anónimo. Prontos a aprender a servir, de aquellos
mismos a quienes servimos.

Convivencia: “La Iglesia católica es consciente de la importancia que tiene la promoción de la amistad y el respeto entre hombres y mujeres de diferentes tradiciones religiosas (....) También es consciente de la responsabilidad que todos tenemos con nuestro mundo, con la creación entera que debemos amar y custodiar. Y podemos hacer mucho por el bien de los que son más pobres, de los más débiles, de los que sufren, para promover la justicia, para promover la reconciliación, para construir la paz. Pero, por encima de todo, debemos mantener viva en el mundo la sed de Dios, no permitiendo que prevalezca una visión de la persona humana unidimensional según la cual el hombre se reduce a lo que produce y lo que consume: se trata de una de las trampas más peligrosas de nuestro tiempo”. “Sentimos cerca de nosotros también a todos aquellos hombres y mujeres que, sin reconocerse en tradición religiosa alguna, buscan la verdad, la bondad y la belleza; esta verdad, bondad y belleza de Dios, y que son nuestros aliados inapreciables en el compromiso para defender la dignidad del ser humano, en la construcción de una convivencia pacífica entre los pueblos y en la custodia amorosa de la creación”.
                                 Profesor Doctor René Kruger, Presidente de la I.A.R.P.

Francisco y el sueño de la unidad religiosa

Las históricas diferencias que dividen al mundo por cuestiones de fe parecen haberse atenuado -al menos desde lo protocolar- con la unción del nuevo Pontífice, que se propuso construir puentes con todos los credos


La Sala Regia del Palacio Apostólico vaticano recibe la visita del cuerpo diplomático de los 180 países acreditados en la Santa Sede, que sin saberlo será testigo de la que acaso sea la autodefinición más contundente del Papa argentino.

"Mis orígenes me impulsan a trabajar para construir puentes", cuenta Francisco. "Es importante intensificar el diálogo entre las distintas religiones", indica el Sumo Pontífice y genera sonrisas de aprobación silenciosa en el auditorio.

El repaso de los antecedentes no deja lugar a dudas sobre la convicción de la frase y su futura puesta en práctica: en su etapa como Arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio mantuvo una relación cordial con los principales referentes de la comunidad judía en la Argentina. Y ahora aspira a que la camaradería exista con el resto de las religiones.

Una prueba fehaciente del diálogo interreligioso que se propone establecer Francisco se dio en diciembre de 2012, cuando el entonces cardenal Jorge Bergoglio encabezó un oficio en la sinagoga de la comunidad NCI-Emanu, encendió la quinta vela de la festividad de Janucá (foto) y manifestó que esa celebración "se une en un símbolo con la Navidad".

Al ser consultado sobre su participación en ese acto religioso, Bergoglio, que también fue el primer representante de la iglesia Católica en visitar la AMIA, explicó: "Es algo que suelo hacer... como los hermanos judíos vienen a nuestra casa, yo voy a la de ellos, somos hermanos. El amor nos lleva a la fraternidad".

La gentileza provocó el guiño inmediato del rabino de NCI-Emanu El, Alejandro Avruj: "Es especial para nuestra kehilá (comunidad) y la sociedad que judíos, cristianos, ortodoxos rusos, musulmanes y hasta la iglesia afroumbandista puedan encontrarse a rezar por luz".

Por este tipo de acciones, los referentes de la colectividad judía como son los representantes de DAIA, AMIA y el rabino Bergman, recibieron la designación de Bergoglio como Sumo Pontífice con una enorme sonrisa.

Un reencuentro que demoró casi IX siglos

Una de las noticias más resonantes que se conocieron en los días previos a la asunción de Francisco fue el anuncio de que el máximo líder de la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa, el Patriarca de Constantinopla, asistiría a la asunción del papa Francisco. 
La última vez que esto sucedió fue en el año 1054, justo antes de la división de las iglesias oriental y occidental.

"La alienación de los viejos tiempos no existe más. Como dos iglesias hermanas, nos acercamos una a la otra cada día más", dijo Bartolomé I antes de viajar hacia Roma.

El Papa también tuvo audiencias una delegación de la Iglesia Ortodoxa Rusa; con el arzobispo anglicano de York, John Tucker Mugabi Sentamu; con delegados budistas,Sikh, Jainistas e hinduistas. Y promete seguir con las puertas abiertas de par en par.

El auditorio de la Sala regia del Palacio Apostólico vaticano asiente y denota alegría tras cada frase del discurso en italiano que pronuncia Francisco. Sin embargo, la sonrisa más reluciente aparece sobre el final, cuando Su Santidad muestra parte de la hoja de ruta y adelanta sus planes.

"Es importante intensificar el diálogo entre las distintas religiones; en primer lugar con el islam, pero también con los ateos", indica el Papa. El sueño está en marcha.

: 


PAPA FRANCISCO: ES IMPORTANTE PROMOVER LA AMISTAD ENTRE DIFERENTES RELIGIONES PARA HACER EL BIEN A LOS MÁS DÉBILES Y DEFENDER LA JUSTICIA


Publicar un comentario