Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

viernes, 22 de febrero de 2013

Gruta de Nuestra Señora de Fátima... Día de Acción de Gracias...



La Gruta de ‘Nuestra Señora de Fátima quiere ser “un recuerdo hecho monumento”  del grito de socorro de Sta. María un 18 de febrero de 1963; de la ayuda de Dios a Sta. María un 21 de febrero de 1963; de la gratitud de Sta. María un 21 de febrero de 1965... De profunda raigambre católica, el pueblo Santa María ha reconocida a la Virgen de Fátima como su bienhechora y ya resulta tradicional la peregrinación anual en Acción de Gracias a la Gruta en la cual fue entronizada y en donde la gente manifiesta su acendrada fe, místico lugar en el que conjugan y unen sus plegarias de gratitud ante su beática y hermosa imagen, reportadora de paz y bendiciones celestiales…



Quizá por el hecho de constituirse en las primeras actividades


que desarrolló el hombre en sus orígenes para subsistir, las vinculadas con las explotaciones agrícolas se emparientan desde entonces con las creencias religiosas. Con el correr del tiempo los más fundamentales ciclos agrícolas dieron lugar a grandes eventos religiosos. Remotísimas celebraciones de ese carácter dan cuenta las tradiciones. Por ello, a nadie extraña que se ofrezcan los frutos del trabajo agrario a Dios, que se elevan misas y procesiones, cuando las condiciones se muestran muchas veces persistentemente negativas para las explotaciones del campo…

Los campesinos y por igual todos los creyentes



tienen en los peticionantes su manifestación de fe y en la ya tradicional peregrinación a la Gruta de la Virgen de Fátima, su acción de gracias, donde en el ofertorio de una misa entregan los frutos de la naturaleza a la Virgen. Acción de Gracias por una promesa que hicieron los campesinos colonienses si los libraba de una terrible sequía. Y la Virgen cumplió enviando la lluvia tan anhelada y entonces los campesinos también cumplieron erigiendo la Gruta, que se encuentra ubicada en el acceso a Santa María. Nada más natural, entonces, que el creyente con fe, ofrezca el fruto de su trabajo a Aquel de quien generosamente lo recibe. Y el hombre de campo que por la índole de sus tareas se encuentra en íntimo contacto con la naturaleza, no puede ser la excepción...

Mañana es el día

Que anualmente realizan los reivindicantes, originalmente campesinos, hoy en día todos los profesionales y trabajadores de cualquier índole, concurren a la Gruta de Nuestra Señora Fátima erigida hace 48 años en el acceso a Santa María, es la manifestación plena de la profunda fe que profesan los suarenses. Pues su construcción fue efecto de un pueblo que deseó tributarle su gratitud por haber escuchado y respondido a sus plegarias cuando una acuciante sequía acaecida en los primeros años de la década del sesenta, fue bendecida merced a una beneficiosa lluvia que fuera enviada por Dios luego de rogarle a la Virgen...

Este magnánimo acto de fe


fue encabezado por el entonces cura párroco de la comunidad, Padre Peter, de origen alemán, quien viendo la difícil situación que se estaba viviendo por la gran sequía que asolaba la región, intuyó la necesidad de encomendar la salvación a la Virgen. Y las plegarias del pueblo fueron respondidas con abundantes y benéficas lluvias que volvieron la existencia a los campos, desencadenando el florecimiento de la vida en todos sus aspectos, haciendo resurgir la actividad en la comunidad...

Aún revive en la memoria

de los mayores el impresionante acto litúrgico llevado a cabo el día de la entronización de la virgen en la gruta edificada especialmente en las afueras de la localidad. Las crónicas describen una majestuosa procesión, una muchedumbre compuesta por miles de fieles encabezados por jinetes, maquinarias agrícolas, automóviles, y una hermosísima carroza alegórica en la cual era trasladada la Virgen de Fátima hacia su lugar de entronización. Donde, desde ese entonces, hace ya 48 años, se repite año a año, igual tributo de gratitud.


Oscar Baumgertner: “Siempre hay algo para agradecer a la Virgen o algo para pedirle”



 Pueblo Santa María se prepara para la misa en acción de gracias y procesión a la Gruta de la Virgen de Fátima. Domingo 24 de Febrero.

Hace 24 años que este hombre se encarga de cuidar la gruta de la Virgen de Fátima que está en el ingreso a Pueblo Santa María. 

La misma que hace 48 años fue inaugurada en una gran ceremonia, con la presencia, entre otros, del coro de seminaristas de Bahía Blanca. 

Unos años antes la población de pueblo Santa María, incentivadas por el Padre Juan Peter, habían empezado a hace procesiones a la Virgen orando por la lluvia, para que apagara la sequía que hacia el año 1961 se hacía muy difícil de soportar y que condenaba la producción por esos años.

El sacerdote había instado a la comunidad que justamente lleva el nombre de la Virgen, a encomendarse a ella para que cortara la sequía. A la tercera procesión, el agua precipitó en abundancia suficiente.

Entonces el Padre Peter, no tardó en recordarle a la comunidad que si había pedido en oración y le había sido concedido; había entonces que agradecer. Así fue como se proyectó la construcción de una gruta para la Virgen de Fátima.

El sacerdote en persona viajó a Portugal para traer una imagen de la Virgen del lugar en que se apareció a los pastores. 

No fue sencillo pasarla por la aduana, en momentos en que se aumentaban los controles, por eso si se mira hoy con detenimiento la imagen, se puede ver que a la altura del cuello tiene un corte, porque los controles antidrogas que entonces había, indicaba que había que buscar en todos lados. 

Como se demoraba en la aduana, el permiso para sacarla, fue el escribano Domingo Moccero quien hizo las gestiones que posibilitaron que la imagen llegara en tiempo y forma para la fecha de inauguración de la gruta. 

Ese día se organizó una procesión llevando la imagen de la Virgen desde la iglesia hacia la gruta, en el ingreso a Pueblo Santa María, donde fue entronizada. 

Y cada año se recuerda ese acontecimiento, se hace una procesión y una misa posterior, es el momento adecuado para agradecer por todo lo bueno que se tiene en la vida, desde la cuestión más simple y magnífica, como la de poder empezar un nuevo día cada mañana.

Esto es lo que dice y lo que cuenta Oscar, quien desde hace 24 años es el cuidador de la gruta y que cada domingo concurre para habitar el espacio por unas horas para que puedan visitarla los vecinos que así lo deseen y por esta labor ha sido reiteradamente destacado como un gesto solidario y de compromiso religioso.

La procesión este año será el domingo 24, partiendo a las 18 horas desde la iglesia de Santa María. Y a las 19 horas será la misa en acción de gracias
Publicar un comentario