Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

lunes, 26 de noviembre de 2012

Con la unión, el compromiso y la enjundia de seis entidades, la fiesta de los 10.000 fue un enorme éxito...




 
De la mano de Juan Hippener y su increíble grupo de trabajo todo salió tal como estaba previsto y la multitud se vio sorprendida por la eficiencia y la calidad de una fiesta que quedará grabada en la historia lugareña como uno de los más grandes acontecimientos sucedidos a lo largo de la historia. Y no sólo por la cantidad de gente.


Cuando hace cinco años Juan Hippener entró a la cocina luego del exitoso final de la fiesta por los 120 años de la llegada de los alemanes del Volga los cocineros, quienes ayudaron y hasta los mozos lo recibieron al grito de “queremos los 10.000! Queremos los 10.000!” y entonces el hombre, al subirse al escenario lanzó el desafío: “Si Dios me da salud, dentro de 5 años vamos hacer una gran fiesta, pero para 10.000 personas” y la ovación inundó la carpa.
Parecía una eternidad, muchos creyeron que era una bravuconada, otros que era un imposible, pero para estos sufridos hombres y mujeres de tez blanca, cabellos rubios y ojos claros no era más que un desafío que estaban seguros que iban a poder cumplir.

Y fue así que ayer los tres pueblos alemanes vivieron ayer una jornada histórica, al conmemorar los 125 años del arribo de los alemanes del Volga a Coronel Suárez; fue en San José, pero la disfrutaron también Santa Trinidad y Santa María, una jornada en donde privó la alegría, la unidad y la confraternidad entre las miles de personas que eligieron divertirse y hacerlo en una carpa, que bien puede llamarse, ‘la carpa del orgullo’ para los alemanes del Volga del distrito de Coronel Suárez.

Es que como pocas veces antes todos se unieron en pos del objetivo común, las seis entidades más importantes de las colonias sumaron gente y esfuerzo, pusieron trabajo y tesón, todos bajo la batuta experimentada de Juan Hippener, un tremendo organizador, muy bien acompañado por la gente que lo acompaña hace años, encabezados por dos jóvenes exitosos y responsables: Ezequiel Duckwen y Augusto Berg muy bien acompañados por Claudio Holzmann, Franco Schwab, N. Rohwein, Ermantraut, Schwab etc. etc.Mencion Especial merece Alica Duval...

Es que no hay familia en Coronel Suárez que ya no tenga un descendiente alemán del Volga en su seno, por eso esta fiesta la vivieron con absoluta pasión todos los suarenses, todos se sumaron al ruego para que no lloviera y todos siguieron paso a paso las indicaciones de los organizadores.


No hubo amontonamiento para ingresar, podría decirse que no hubo colas, todos ingresaron con comodidad y lo hicieron dispuestos a disfrutar una tarde especial, de esas que no se olvidan

Los organizadores cumplieron con la promesa que le hicieron a la comunidad, que disfrutarían de un evento nunca visto en Coronel Suárez, histórico y así fue.

Todo comenzó muy temprano, ya a las 6:00 salieron los camiones con la carne, cada uno a su respectiva panadería y ese fue el momento en que unas cuatrocientas personas se predispusieron a estar en los detalles, para que a las 13:30 diez mil personas almorzaran. Y a las 13:28 los mozos salieron con sus bandejas llenas de chorizos para empezar a servir: un servicio con la eficiencia y la puntualidad alemanas.

No hubo diferencias entre quienes estaban cerca de la cocina con aquellos que obtuvieron sus tarjetas sobre los extremos de la carpa, todos al mismo tiempo comenzaron a comer.

La movida comenzó a las 10:30, cuando terminó el acto oficial y comenzaron a llegar hacia el predio los más madrugadores, quienes a medida que llegaba se sacaban la foto en el montículo donde se había montado un gran “125” con los colores de la bandera alemana y después dentro de la carpa, al lado de la imponente torta de más de 1.300 kilos, dividida en tres partes, cada una representando a uno de los pueblos alemanes.

Luego de almuerzo, que transcurrió en el lapso de una hora y cuarto, demostración contundente de lo extraordinario de la organización, hubo un acto protocolar en el que hubo breves mensajes de las entidades organizadoras, un mero saludo de protocolo del jefe comunal mientras que los mensajes centrales estuvieron a cargo de Juan Hippener y del ministro de la Producción de la provincia de Buenos Aires, Christian Breitenstein.
Publicar un comentario