Municipalidad de Coronel Suarez

Municipalidad de Coronel Suarez

Cooperativa Electrica

Cooperativa Electrica

martes, 3 de abril de 2012

Heroes de Las Malvinas: Héctor Sauer, Rubén Luis Brodsky y Rubén Rohwein, los ex combatientes suarenses, finalmente recibieron el homenaje que Coronel Suárez les debía

Profundamente emocionados por el importante reconocimiento que le brindó el pueblo de Coronel Suárez. Una multitud acompañó a los ex combatientes, testimoniando el agradecimiento del pueblo a la valentía y el patriotismo de quienes, siendo muy jóvenes, debieron defender a la Patria en las irredentas islas. Un grupo de veteranos de guerra de la región acompañaron a Rubén Brodsky, Héctor Sauer y Rubén Rohwein. Se pidió por la continuidad de las obras del Bosque de la Gloria, donde se inauguró un mástil imponente de 40 metros.


El doctor Rubén Luis Brodsky, Héctor Sauer y Rubén Rohwein, a 30 años de la Gesta de Malvinas, tuvieron el justo homenaje que el pueblo les debía, cuando en un gran número los suarenses se congregaron en el Bosque de la Gloria para rendirle tributo a estos tres suarenses que con apenas 18 años se nutrieron de coraje y un enorme sentimiento patriótico para empuñar las armas y defender con valentía y honor las islas que habían sido momentáneamente recuperadas un 2 de abril de 1982.

Por diversas razones hasta ahora ese reconocimiento hacia nuestros ex combatientes era personal, cariñoso, genuino, pero no había tenido la masividad que nuestros héroes merecían. Finalmente ayer esa deuda quedó saldada y seguramente de aquí en más seguirá creciendo el reconocimiento y la gratitud hacia ellos.

El acto se organizó en lo que será el Bosque de la Gloria, un enorme predio provincial que los veteranos de guerra suarenses han recibido en comodato para poder concretar allí un lugar de homenaje permanente a los caídos en combate y a los veteranos de guerra de Malvinas. Hasta ahora el predio se ha forestado con unas 500 plantas, pero se pretende llevar ese número hasta 649, que son los argentinos caídos en combate durante la guerra. Además se está parquizando el predio, se construyó una entrada y ahora se ha erigido un enorme mástil de 40 metros para que flamee allí, orgullosa y altiva, la enseña nacional que ayer les fue entregada a los ex combatientes. 


Todo lo acontecido, la multitud reunida, los homenajes, los presentes y el reconocimiento que se le tributó a Brodsky, Rohwein y Sauer emocionó enormemente a todos, pero especialmente a los homenajeados, que varias veces debieron retomar a compostura luego de un momento cargado de recuerdos o de gratitud.

Más allá de las autoridades presentes, de las representaciones de colegios e instituciones, el que ayer se dio cita en el Bosque de la Gloria fue el mismo pueblo que en los aciagos días de 1982 fue capaz de organizar campañas de ayuda, de donar más allá de lo posible, dando muestras nuevamente que el patriotismo está vivo y que la reivindicación de la argentinidad de las islas ocupa un lugar muy importante en el corazón de la gente.

De emoción en emoción

Uno de los momentos más emotivos se vivió cuando Miguel Margiotta, integrante de la comisión de veteranos de Guerra, invitó a Héctor Sauer a contar una anécdota personal. Fue así que el ex combatiente confesó que luego de haber vuelto a las islas Malvinas su emoción al cantar el himno había cambiado.
Sauer comentó, con tal emoción que casi no pudo completar su relato, que hasta este retorno cada vez que cantaba la estrofa del “Oh juremos con gloria morir” lo hacía con una enorme desazón y un gran dolor y que al retorno a ese viaje a las islas que hizo con otros ex combatientes sintió un enorme alivio y finalmente puede entonar esas estrofas con otro sentimiento, más aliviado. El final de sus palabras fue celebrado por Margiotta con un “Viva la Patria”, respondido con fervor por el público mientras el mismo Margiotta abrazaba y elevaba por el aire a Sauer bajo el estruendoso aplauso de los presentes.

Este fue uno de los momentos de gran emoción, pero lo mismos se repitieron a lo largo de las dos horas de acto. Por ejemplo, imposible olvidar el momento en que una delegación de los Bomberos Voluntarios ingresó al lugar portando la enorme bandera nacional que recibieron los ex combatientes para que sea izada en el imponente mástil de 40 metros que quedó ayer inaugurado. Observar en detalle los rostros de todos los ex combatientes en ese instante, cuando Sauer, Rohwein y Luis Ger, como integrantes del grupo de Veteranos de Guerra izaron la bandera, el recogimiento con que la fueron desplegando los otros ex combatientes y las lágrimas que se vieron en algunos de esos rostros curtidos cuando la enorme bandera iba siendo izada hacia lo alto, para que flamee orgullosa y altiva y que sea vista desde varios kilómetros de distancia, fue para emocionarse y recordar por siempre. Y no hablar el fervor con que estos hombres gritaron el Viva la Patria que acompañó el momento en que la bandera llegó al tope del mástil.


No se puede dejar por alto tampoco el sentimiento de gratitud, imposible de disimular, que mostraban esos hombres, ayer adolescentes que arriesgaron sus vidas por la Patria, cuando un grupo de niños del Jardín N° 912, precisamente los de Sala Azul junto a sus maestras, recitaron una hermosa poesía en homenaje a los combatientes y luego les entregaron un obsequio hecho con sus propias manos. Los veteranos presentes (recordemos que a los suarenses se le sumaron una decena de ex combatientes de la zona) recibieron alborozados este homenaje, pequeño pero enorme a la vez, ya que seguramente estos pequeños jamás olvidarán que ellos estuvieron con verdaderos héroes de la Patria y les pudieron recitar estrofas en favor de la paz y en contra de la guerra. 


Fueron 649 los argentinos fallecidos en combate y fueron 649 los claveles que se depositaron al pie del mástil en homenaje a estos soldados. ¿Cómo no catalogar de altamente conmovedor este momento, cuando los combatientes, las autoridades presentes y muchísimas personas del público fueron tomando un clavel cada uno para concretar el merecido homenaje. Seguramente para muchos de los que dejaron esa flor en el mástil habrán sentido en el corazón que por suerte iban a poder poner en hechos lo que siempre quisieron: homenajear a esos patriotas que dejaron su vida en defensa de la Patria.

(Continuará)   DIARIO NUEVO DIA


Publicar un comentario